Aurea Escobedo López, presidenta de la Asociación Fortaleza Animal, considera que, aunque se perdió una batalla con la decisión de la Suprema Corte de Justicia de la Nación de revocar la suspensión dictada por un Juez de Distrito en 2022, lo cual permite el regreso de los espectáculos taurinos en la Plaza México, aún no se ha perdido la guerra.

La defensora de los derechos animales comentó que esta decisión ha generado controversia y ha reavivado el debate entre los defensores de los derechos de los animales y los empresarios taurinos. Escobedo López expresó su descontento con la resolución de la Corte, argumentando que se tomó sin un conocimiento profundo de la problemática y sin considerar los argumentos de ambas partes. “Se decidió permitir las corridas de toros sin conocer a fondo la situación ni los argumentos», señaló.

Sin embargo, aseguró que no pierden la esperanza y destacó que, aunque temporalmente se logró suspender estos eventos en la plaza de toros más grande del país, la lucha por la defensa de los animales continuará.

Escobedo hizo hincapié en la importancia de considerar el sufrimiento de los animales en estos espectáculos y mencionó el respaldo de AnimaNaturalis México, una asociación internacional que apoya el movimiento antitaurino tanto en México como en España. También destacó la relevancia del tratado de Cambridge, que sostiene que todos los animales tienen conciencia y sienten, argumentando que la resolución de la Corte no es definitiva y que la tauromaquia irá en decadencia.

Respecto a la situación en Aguascalientes, Escobedo López enfatizó que la lucha por los derechos de los animales continuará y mencionó un trabajo arduo de AnimaNaturalis en el estado, que será revelado en el momento adecuado. “Podemos decir que se perdió una batalla, pero no la guerra. La defensa de los animales sigue siendo una causa prioritaria para aquellos que creen en un trato respetuoso hacia todas las formas de vida en nuestro planeta”, concluyó.