La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) informó que investigará las irregularidades que se han denunciado en Oaxaca sobre los apoyos para la reconstrucción que ha entregado el Gobierno federal mediante monederos electrónicos.
El organismo dio a conocer que pedirá a la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) y a la Secretaría de Desarrollo Agrario (Sedatu) información sobre denuncias por falta de fondos en las tarjetas.
También, abundó, indagará presuntas violaciones a derechos humanos en la atención, apoyo y acompañamiento a las víctimas y damnificados.
«(Hay) falta de claridad sobre las reglas para la elaboración del censo de beneficiarios y los criterios para la clasificación del tipo de apoyo que correspondería a los mismos», destacó en un comunicado.
La CNDH recordó que el pasado 18 de octubre solicitó a la Sedesol adoptar medidas cautelares a efecto de preservar los derechos humanos de las personas designadas como beneficiarias del Programa de Empleo Temporal en el estado de Oaxaca.
Pidió a esa dependencia, y a la Secretaría de Desarrollo Agrario, información sobre dicho programa, las condiciones bajo el cual se hizo el censo de beneficiarios, el importe de los apoyos que corresponderían a cada persona, así como la fecha y hora en que podrían pasar a recoger los mismos.
En la solicitud, abundó, se enfatizó la necesidad de que la entrega se hiciera en lugares que contaran con condiciones operativas y sanitarias adecuadas, en donde se tomara en consideración la condición de vulnerabilidad de niñas, niños y adolescentes, así como personas mayores que podrían acudir a recibir los apoyos.
En días pasados, la organización Oxfam México acusó que el reparto de despensas y el acceso a albergues tras el sismo del 7 de septiembre se politizaron en Oaxaca.
Tras una misión de observación humanitaria a distintos municipios afectados, dio a conocer que el apoyo se entregó con base en preferencias políticas.
«Había albergues para quienes apoyan a ciertos partidos políticos. El reparto de despensas se hacía a nombre de políticos o funcionarios», criticó Alejandra d’Hyver, coordinadora del programa de Acción Humanitaria de Oxfam México.
Aseguró que hubo una descoordinación entre los tres niveles para la entrega de despensas, pues éstas se repartieron sin orden y dejando al último a personas vulnerables, como mujeres embarazadas o personas con discapacidad que no podían formarse.
Alertó que tampoco hay información desagregada sobre las personas afectadas, que permita conocer cuántas mujeres, menores de edad, adultos mayores o personas con discapacidad requieren apoyo.
El 8 de octubre pasado, la CNDH alertó que había detectado falta de transparencia en la repartición de apoyos en Oaxaca.
Explicó que tras una visita a Juchitán, Tehuantepec, Ixtapalcatepec, Santiago Astata, Asunción de Ixtaltepec, Salina Cruz y Unión Hidalgo, recibió escritos de queja y levantó más de 50 actas circunstanciadas.