La inclusión de Aguascalientes en la “lista negra” de los siete estados que registran un alto grado de maltrato infantil, debe ser un llamado a las autoridades y a la sociedad en general, que asegure detectar causas y situaciones, y aplicar los programas que sean necesarios para encontrar, enfrentar y erradicar este tipo de conductas.

Con la divulgación que hizo El Universal en su edición de ayer, sobre el reporte de las procuradurías de la Defensa del Menor y la Familia de los sistemas estatales del DIF, se coloca a esta entidad en una condición compleja, luego de que en reiteradas ocasiones se ha señalado que aquí se respeta y protege a la niñez, y pues resulta que no es así, que los datos duros revelan la realidad.

Está claro que hay inobservancia a la Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes, promulgada por el presidente Enrique Peña Nieto el 3 de diciembre de 2014, la cual reúne otras legislaciones que hasta entonces estaban en vigencia y que contiene una serie de derechos que les garantiza salud, tranquilidad, educación, tecnología de la información y libertad de participación y decisión.

También contempla multas hasta por 2’018,700 pesos para los medios de comunicación que violen la intimidad de los menores, al difundir imágenes, voz o datos que afecten el desarrollo de los menores o que hagan apología del delito.

El mandatario nacional calificó como un deber ético que las autoridades fortalezcan las instituciones del Estado para que estén en condición y capacidad de hacer realidad el catálogo de derechos de los menores y exhortó a las instituciones públicas y agrupaciones sociales, a hacer realidad lo dispuesto en el mandato.

De la información del Gran Diario de México se destaca que la mayor incidencia está en abandono, abuso físico, omisión de cuidados y abusos sexuales, y sobre este particular sobresalen Aguascalientes, Coahuila, Chiapas, Chihuahua, Quintana Roo, Sinaloa y Yucatán. En 2014 fueron 39,510 denuncias de abusos contra niñas y niños, y de ellas, 27,675 se comprobaron, en tanto que durante 2013 se recibieron 32,652 casos, de los cuales quedaron acreditados 18,297.

Expertos consideran que el maltrato infantil en México es común por razones ancestrales, puesto que algunos ven la agresión verbal y física como “algo normal”, supuestamente como la manera de forjar el carácter del infante, incluso los padres se atribuyen el derecho de maltratarlos, como si fueran un objeto y no un ser pensante, al que se le debe dar apoyo en todos sentidos y guiar sus pasos.

Cabe recordar las palabras del presidente Peña Nieto durante la promulgación de dicha ley: “Si queremos un México libre de violencia, es imprescindible que nuestros niños y adolescentes crezcan en entorno de respeto, de paz y armonía; de la formación que reciban nuestros menores, dependerá que mañana tengamos una mejor sociedad”.

Queda ahora esperar una respuesta contundente de las autoridades locales para que se reduzca ese índice y pronto Aguascalientes salga de esa relación negativa, porque aun cuando no detalla el número exacto de violaciones que corresponden a esta entidad, el sólo hecho de mencionarla entre las siete con más imputaciones, exige acciones categóricas.

ESTAMPAS QUE AYUDAN

En más de niños y niñas, el ortopedista pediatra del Hospital “Miguel Hidalgo”, Jorge Enrique Cervantes, señaló que en la edad escolar se adquiere el hábito de sentarse mal, de mantenerse encorvado, por lo que es común que los profesores les piden que “no se joroben”, toda vez que con el tiempo pueden sufrir dolores de columna y espalda.

Con seguridad las familias con niños, adolescentes y jóvenes detectan este tipo de actitudes, principalmente cuando están ante la televisión o en algún lugar que invita a la soltura, lo que no sólo ellos hacen, sino que algunos papás actúan de la misma manera, por lo tanto, a los menores les parece normal sentarse con esa postura.

El doctor Cervantes establece que esa conducta se adquiere entre los ocho o nueve años, o sea, cuando están en tercero o cuarto año de primaria, por lo que buen cuidado deben tener los docentes en vigilarlos y pedirles que no lo hagan, a lo que debería agregarse que también se haga algo similar en secundaria, ya que es parte de sus actitudes.

Si una imagen dice más que mil palabras, podrían reproducirse las estampas que tiene el Centro de Rehabilitación e Integración Social (CRIS) del DIF estatal, en el área de terapia física; son unas láminas que indican distintas posturas que debe adoptar el organismo y entre ellas está la posición correcta al sentarse, por lo que si en cada escuela se coloca este tipo de material, habrá la inducción para que los alumnos lo hagan y un elemento a favor del maestro para indicarles que se apeguen a ello.

Es indudable que las autoridades educativas tendrían que hacer un gasto elevado al llevarlo a cabo, pero la inversión iría en beneficio directo de los alumnos para que a futuro tengan un mejor nivel de vida, lo que debe ser una de sus mayores preocupaciones, además sería una de las principales herencias, puesto que las piezas darían servicio a varias generaciones.

A FRENAR EL SUICIDIO

Como si fuera un reto a los esfuerzos que se hacen para evitar que siga la muerte por mano propia, el domingo pasado se consumó el suicidio número 26, lo cual significa que en Aguascalientes es necesario redoblar energías para contener esta tendencia.

En varias ocasiones se ha planteado en Con Usted este problema y lo que recomiendan los especialistas, de igual manera las páginas de El Heraldo han publicado las medidas que llevan a cabo las autoridades para exhortar a las personas que pasan por una crisis emocional, a que recurran a las distintas instancias; asimismo, hay teléfonos de emergencia que atienden las 24 horas del día a quienes deseen exponer su situación, pero poco se ha logrado, aun cuando las estadísticas indiquen que cierto número logró salvarse con el auxilio de psicólogos, psiquiatras y personal policiaco.

La propuesta que hizo el senador Miguel Romo Medina ante el pleno del Senado de la República, de que se lleve a cabo una campaña nacional que permita prevenir y atender las causas del suicidio en México, debe encontrar respuesta a la mayor brevedad, teniéndose en cuenta que ya es un asunto de salud pública. En Puebla van 40 suicidios y hasta el 19 de marzo iban 20 en Campeche, además, en los últimos 20 años aumentó a nivel nacional su incidencia en un 429%, datos que deben impulsar a tomar medidas extraordinarias.

Está en la Secretaría de Salud y en las dependencias del ramo de cada estado promover acciones que vayan más allá de las actuales, al quedar demostrado que son insuficientes; de igual forma, coordinar tareas con agrupaciones religiosas y sociales que por su cercanía con los habitantes tienen posibilidades de detectar algún tipo de depresión y canalizarlo para que reciba el tratamiento correspondiente.

De ninguna manera es una labor fácil, ya que la mayoría de las veces el suicida se reserva sus intenciones, sin embargo, los especialistas en salud mental consideran que hay indicios de sus intenciones, sea en palabras o en actitudes, por lo tanto, los familiares, las amistades y conocidos son pieza fundamental para descubrirlos e infundirles ánimo para que busquen ayuda profesional.

¡Participa con tu opinión!