Aunque se tendrá que acatar la disposición de aplicar un incremento al salario mínimo del 15% a partir de enero próximo, no se debe pasar la oportunidad de señalar que se trata de una medida irresponsable, pues si bien, pretende ayudar al sector obrero, se perjudica la estabilidad de muchas empresas que no están en condiciones de otorgarlo y por ende, se corre el riesgo de su cierre definitivo.
Así lo expresó el presidente del Consejo Coordinador Empresarial de Aguascalientes, Raúl González Alonso, quien puntualizó que, hay conciencia que los trabajadores deben tener una mejor remuneración, pero la situación económica actual es por demás complicada y para varias empresas es inviable poderlo otorgar.
Reiteró que desde la perspectiva del sector patronal, se había pensado que para el 2021 el máximo aumento al minisalario podría ser del 10%, que igualmente permitiría mejores márgenes de maniobra para las empresas y otorgar algún ajuste a la alza a los trabajadores, “esto nos permitiría seguir operando aún con las dificultades que se han tenido que sobrepasar en este año”.
El 15% autorizado significa ya una presión para el sector patronal, pues será la base de negociación de los contratos colectivos que se tendrán que hacer para el año venidero, y es que “por lógica, la aspiración de la mayoría será obtener más de ese 15% autorizado, lo cual, pudiera ser normal, pero no en las condiciones actuales del país y de las empresas mismas”.
González Alonso comentó que el 10% se había presentado como propuesta de la iniciativa privada ante la Comisión Nacional de Salarios Mínimos, dejando de manifiesto la situación actual de la mayoría de las empresas en el país, no obstante, lamentó que cualquier cosa que se ponga sobre la mesa y sea de parte de los empresarios, es ignorado por el gobierno federal y sus autoridades, y en este caso no se dejó atrás esa postura.
El provocar más incertidumbre en las empresas, sobre todo de menor tamaño, sólo hará que éstas lleguen al colapso, lo que no beneficiará a nadie, por el contrario, de estar en la necesidad de cerrar más entidades productivas, con éstas se van fuentes de empleo que es lo que hace falta en la actualidad y es que “al tratarse de un incremento inviable para varias empresas, muchas de ellas pueden decidir mejor cerrar el negocio o reducir personal”, y esto sería desafortunado, recalcó el presidente del CCEA.

¡Participa con tu opinión!