Ayer por la mañana se disputaron las semifinales de la Liga MX en su categoría Sub 18, con Necaxa teniendo la final muy cerca de sus manos luego de ganar el partido de ida como visitante por marcador de 2-1. Gracias al resultado de la ida, los Rayos sólo necesitaban no perder por una diferencia de dos goles para avanzar a la siguiente ronda.
Lupe Ramos mandó de inicio a Emiliano Pérez, Román Torres, Ángel Rodríguez, Cristian Vázquez, Sebastián Esparza, Noé Maldonado, Luis Navarro, Roberto Rodríguez, Gibrán Ortiz, Waldo Madrid y Oliver Cruz. Necaxa arrancó el partido jugando bien y rápidamente anotó el primero por conducto de Waldo Madrid, quien definió correctamente en un mano a mano y puso a los suyos al frente, fijando 3-1 el global para los Rayos. Minutos después, Pachuca se quedó con 10 por una expulsión, haciendo pensar que el panorama era ya definitivo en favor de Necaxa, sin embargo, se repusieron y comenzaron a atacar a los de Aguascalientes, por lo que encontraron un penal en la recta final de la primera parte y empataron la pizarra a uno.
La segunda parte, de nueva cuenta, trajo algo de calma para Necaxa gracias a Román Torres, que anotó un golazo para los Rayos con un disparo desde fuera del área poniendo el 2-1 en el partido y 4-2 global. Los Tuzos no se dieron por vencidos y, en un espacio de pocos minutos, anotaron tres goles, con lo que se pusieron al frente en el marcador global en algo increíble por tener un hombre menos en la cancha. Necaxa intentó responder y se volcó al frente, pero no pudo abrir el cerrojo del conjunto visitante, incluso los Tuzos aprovecharon y anotaron uno más en un contragolpe. Necaxa hizo el de la honra en los últimos instantes, pero no sirvió de mucho y, de esta manera, Pachuca avanzó a la final y los Rayos terminaron su participación en el torneo al caer con global de 5-7 en un resultado que deja amargo sabor de boca en los Rayos, quienes, después de una temporada magnífica, se van con las manos vacías sin aprovechar su localía y su ventaja.

¡Participa con tu opinión!