Más que pensar en echar por la borda el nuevo modelo educativo, las nuevas autoridades federales deben hacer las modificaciones que consideren necesarias a fin de fortalecer el quehacer educativo, estableció el delegado de la Secretaría de Educación Pública en la entidad, David Ramírez Bedoy.
A poco más de un mes de concluir la gestión de la actual administración federal, el representante de la SEP en Aguascalientes consideró que siempre hay pendientes por mejorar y no se puede pensar que todo está acabado o que son perfectos los procesos, sino por el contrario, son perfectibles.
Por lo anterior dijo que, desde la visión de la delegación de la SEP, el nuevo modelo educativo debe continuar, independientemente del nombre, del enfoque o la situación subjetiva que le quiera imprimir la nueva administración federal. “Somos muy conscientes que en la medida en que seamos evaluados en cualquier aspecto de nuestras vidas, tenemos un parámetro para conocer en qué somos débiles y en qué somos fuertes y así evidentemente lograr fortalecer nuestras debilidades y consolidar nuestras fortalezas”.
En entrevista con El Heraldo indicó que se deberá continuar con el ejercicio muy puntual y certero de los recursos federales, donde evidentemente en el presupuesto de egresos de la Federación de 2019, ya se estarán contemplando los recursos para Aguascalientes en Educación Básica, Media Superior y Superior, y la intención es que se sigan ejerciendo de una manera efectiva y evitando cualquier situación que pueda dilatar su ejecución.
Igualmente puntualizó que la educación debe ser vista más allá de una ideología o de un pensamiento político, lo que permita al país aspirar a tener mejores personas, preparados académicamente y formados como ciudadanos.
“Hay trabajo por parte de la SEP y el IEA, pero hay también trabajo por parte de la sociedad. No debemos olvidar que la sociedad es importantísima en la formación de los seres humanos desde la familia. Si fortalecemos los valores y los principios desde el hogar, podremos aspirar a que cuando un niño o un joven vaya a la escuela pueda potencializar sus capacidades y sus aptitudes y de esta manera tener mejores ciudadanos”.