El retraso de clases presenciales, en especial en el nivel básico, ocasionará severas afectaciones de aprendizaje entre los estudiantes, por lo que es urgente que las propias autoridades analicen la posibilidad de adoptar cuanto antes el modelo de clases híbridas.

El presidente de la comisión de Educación de la Coparmex Aguascalientes, Eugenio Carstens, señaló que de acuerdo a estudios, el regreso a las aulas no contribuye mucho en la reducción de casos positivos por COVID-19, al requerirse de medidas más severas en todo caso en establecimientos de gran afluencia, como son principalmente los giros reglamentados.

Después de que el Gobierno del Estado anunciara el regreso a los planteles educativos en nivel básico hasta el próximo 11 de febrero, el líder empresarial dijo que lo anterior, traerá importantes retrocesos para los estudiantes, además de repercusiones psicológicas y hasta conflictos de violencia intrafamiliar.

Indicó que existen estudios, en los cuales, se establece que el regreso a las escuelas de manera ordenada respetando protocolos de sanidad, es meramente seguro.

Por lo anterior, consideró necesario que se analice la posibilidad de implementarse nuevos mecanismos que permitan a los estudiantes no continuar alejados de las aulas y en todo caso saber enfrentar la pandemia, para evitar las menores afectaciones posibles. De la misma manera, dijo, se debe poner mayor atención a la deserción en nivel medio superior, que ha comenzado registrarse, además de realizar adaptaciones en el sistema educativo, con contenidos actuales así como asignaturas de importancia.

“Hay estudios que precisan que el regreso a las escuelas no aumenta los contagios por COVID-19. Se debe de regresar lo más pronto posible a las aulas, lo ideal es que continúen en clases, que se adapten nuevos modelos para evitar retrasos educativos importantes”, consideró.

¡Participa con tu opinión!