Está plenamente comprobado que el alcohol y el respeto a las normas sociales no puede entenderse y más cuando se consume en exceso, a lo que debe agregarse una oferta que va más allá de la sana convivencia, situación que se convierte en una bomba que en cualquier momento puede estallar.

De nueva cuenta tuvo que suceder un pleito en la calle Venustiano Carranza y que terminó con el asesinato de un jovencito para que – por enésima ocasión – la policía y reglamentos anuncien que habrá vigilancia especial en ese corredor y zona aledaña, lo que no pasa de ser una más de las respuestas para salir del paso ya que después de una o dos semanas se reduce la presencia de las patrullas hasta que vuelve todo a la normalidad, esto es, que siga siendo una tierra de nadie por lo que las sarracinas son el pan de cada día.

Lo que fue uno de los sectores más tranquilos y seguros de la zona centro de la ciudad se convirtió en área de antros luego de que los propietarios de casas solariegas las convirtieron en fincas especiales para rentarlas a cantineros, actitud que más tarde fue imitada por dueños de tiendas de abarrote y otro tipo de negocios, acabándose la apacibilidad que se respiraba al ser paso obligado hacia el Jardín de San Marcos.

El Ayuntamiento de Aguascalientes sostiene a todo el que quiera creerle que en lo que va de esta administración y de la anterior, que es la misma puesto que revalidó su presencia en las pasadas elecciones, no ha extendido una sola licencia para ese tipo de negocios, sin embargo sí autoriza el cambio de domicilio que es la misma gata sólo que revolcada puesto que el interesado debe pagar impuestos y derechos casi como si fuera de apertura.

Por si fuera poco, en esta administración se ha permitido ampliar el horario de cierre a los negocios que comercializan bebidas espirituosas, por lo que cantinas, bares, tabernas, antros y restaurantes e incluso cervecerías, dan servicio hasta las tres, cuatro o cinco de la mañana y entre que se retira el último cliente dan las seis, por lo que gran parte de los hechos de sangre que suceden en la ciudad es a partir de las tres horas y hasta entrada la mañana, responsabilidad que le cabe a la autoridad municipal, que por tal de seguir engordando el cochinito no para en mientes.

Además de lo que significa el mayor cobro por el permiso especial viene otra serie de ingresos para las arcas municipales, principalmente cuando los adictos salen del lugar y son detenidos por la policía acusándolos de cualquier falta administrativa por lo que para salir en libertad tienen que pagar la multa en barandilla y para los que se sorprende manejando en estado de ebriedad está el alcoholímetro que de acuerdo al nivel de alcohol que lleve en la sangre es la sanción económica, lo que significa varios miles de pesos.

Por ello son ridículas las poses de la autoridad que promociona “beber con moderación”, cuando es lo que menos hacen los jóvenes y otros no tanto al reunirse con las amistades, máxime que se puede estar en el lugar por seis, siete u ocho horas sin problema alguno, lo que una vez más demuestra que si el niño es risueño y haciéndole cosquillas no hay quién lo pare.

Aunque en su momento se criticó la medida que adoptó la segunda presidenta municipal que hubo en el país, Carmelita Martín del Campo Ramírez (1957-1959) logró devolver la estabilidad en los hogares, al ordenar que a la medianoche estuvieran cerrados bares, cantinas y cervecerías. Hasta entonces se vendía las 24 horas del día, lo que motiva problemas en la familia, ausentismo laboral y riñas que se suscitaban por el estado en que se encontraban los clientes.

Después que la alcaldesa concluyó su trienio los propietarios de esos negocios convencieron a los que siguieron para que les permitiera terminar labores a la una de la mañana y que algunos lograron que fuera hasta las dos, lo que se mantuvo hasta fecha reciente en que se amplió a las tres y ahora a las cinco, con lo que al salir los adictos ya los estará esperando el alcoholímetro o que sean participantes de un accidente.

Todo tiene una razón, un lugar de partida y esto no puede ser otro el exceso de antros en un sector y los horarios ampliados, por lo que las recomendaciones oficiales son lágrimas de cocodrilo y golpes de pecho.

DEMOCRACIA

Tantas veces se habla de democracia que tal parece que en México es una práctica común, pero está muy lejos de aplicarse en la vida diaria. Lo que debería de ser algo normal se convierte en una excepción, por lo que pocos, demasiado pocos, la practican.

Ahora que se habla de la renovación en el Comité Directivo Estatal del PRI es el momento de recordar que democracia es “la forma de gobierno en la que el poder político es ejercido por los ciudadanos” y también una “doctrina política según la cual la soberanía reside en el pueblo, que ejerce el poder directamente o por medio de representantes” (Diccionario de la Real Academia Española).

Por consiguiente, si se quiere impulsar una nueva era hay que empezar por convocar a elecciones abiertas, en la que se inscriban todos y todas que se consideren con los méritos y conocimientos suficientes para ocupar el cargo. Debe hacerse a un lado las recomendaciones o la pertenencia a cierto grupo y dar paso a un liderato nombrado por la propia militancia, para ello sería importante que quienes se registren sean sometidos a una prueba para determinar si conocen la historia, los estatutos y, declaración de principios del partido, si saben lo que es la rendición de cuentas y la ética y si comprenden lo que van a enfrentar interna y externamente.

Al mismo tiempo que den a conocer qué medidas adoptarán a corto, mediano y largo plazo para recuperar los espacios que desde hace tiempo se perdieron, principalmente en la representación popular (gubernatura, ayuntamientos, senadurías, diputaciones federales, diputaciones locales y regidurías).

La única manera de salir del anquilosamiento en que se encuentra desde 2016 es elegir una directiva capaz de hacer su máximo esfuerzo para reposicionar al organismo, que esté dispuesta a sacrificar sus intereses personales por tal de devolver a la vida lo que hoy es un ser inerme.

Ojalá que en el Comité Ejecutivo Nacional tengan la lucidez suficiente para que la democracia se haga presente y permita que en Aguascalientes sea una elección directa de la base, que de hacerlo sería el punto de partida para que el Revolucionario Institucional escale la cuesta de la política en general.

Hacer lo contrario significará seguir en la situación que hoy se encuentra, con un cuerpo que apenas deja percibir los signos vitales. Los partidarios ya no quieren cabecillas pasivos, indolentes, con un perpetuo amor por la hamaca, sino hombres y mujeres dinámicos que miren más allá de la mesada mensual que deposita la autoridad electoral.

INVITA A LA REFLEXIÓN

Como parte de las jornadas para hacer presente los derechos de la mujer en la vida en común, el obispo de la Diócesis de Aguascalientes, José María de la Torre Martín, emitió un mensaje en el que, básicamente, invita a valorar la presencia de la mujer en la sociedad, resaltando su dignidad y su papel fundamental en la edificación de un mundo justo. Señala que “lamentablemente seguimos observando signos que evidencian que el valor de la mujer no es siempre respetado y ponderado. Esto nos lleva a un examen de conciencia en el que cada uno a de cuestionarse cómo contribuye a evitar estas situaciones negativas. Recordemos que la indiferencia ante esta triste realidad, es en si misma una manera de fomentar lo que queremos erradicar”. Sostuvo que no basta con una buena intención o deseo, como sociedad “debemos ser autocríticos y unir esfuerzos en erradicar cualquier manifestación en contra de la mujer, en cualquiera de sus rostros: madre, esposa, hija, hermana, amiga, compañera, vecina”. Y al mismo tiempo hacer lo necesario para que las mujeres siempre gocen de pleno respeto de su dignidad y de su misión.