Tres fenómenos astronómicos coincidirán la noche de este domingo 20 de enero en los cielos de todo el continente: un eclipse lunar total, una superluna y una luna de sangre.
En la Ciudad de México, a las 23:12 horas, una luna llena, en su punto más cercano a la Tierra, se tornará rojiza.
Este fenómeno, de gran arraigo para la historia de la humanidad y la ciencia, se explica con facilidad en la voz de los expertos.
“Lo que vamos a ver es un eclipse lunar total. Esto quiere decir que entre la Luna y el Sol, se va a poner la Tierra. Si pensamos al Sol como una linterna, la Tierra se va a poner en medio y va a proyectar una sombra sobre la Luna”, resume el astrofísico mexicano Mario De Leo.
Como cualquiera puede verificar al observar una sombra, explica el científico, ésta se compone de dos partes: la umbra y la penumbra.
La primera es la parte central, completamente oscura, de cualquier sombra. La segunda es la parte más grisácea, de menor intensidad, que la rodea.
En su viaje alrededor de la Tierra, la Luna irá ingresando, paulatinamente, a la penumbra. Cuando todo el disco lunar ingrese a la umbra, se llega al periodo de totalidad del eclipse.
El de la noche del domingo será un eclipse total porque, a diferencia de otros eclipses, el satélite natural entrará por completo a la umbra.
Es entonces cuando ésta se pondrá completamente rojiza, una luna de sangre.
“Luna de sangre es básicamente un término popular que se le da a la Luna durante un eclipse lunar. Esto es debido a que la Luna, al entrar por el cono de sombra que proyecta la Tierra, en cierto intervalo de tiempo se observa de color rojo.
“Esto es debido a que la luz del Sol, compuesta por muchos colores, al pasar por la atmósfera de la Tierra es difractada y sólo el color rojo llega a la Luna reflejándose en ella hacia la Tierra”, define el astrónomo Alejandro Farah.
La tonalidad que adquiere la luna dependerá, según De Leo, de cuántas nubes haya la noche del domingo, al igual que la presencia de incendios forestales o erupciones volcánicas. A menor cantidad de nubes, el eclipse será más brillante; a mayor cantidad de partículas por los fenómenos naturales, más rojo.
Para medir lo anterior, internacionalmente se usa la escala de Danjon, una medición de luminosidad y color de la Luna durante un eclipse total. En el nivel 0 de la escala, el menor, se ve muy oscura, casi invisible; en el 4, el máximo, cobriza y amarillenta.
“A mi gusto, es lo más interesante que puede ver una persona además del bonito espectáculo: decidir cuál era el color en la escala Danjon que se alcanzó en ese eclipse en particular”, opina De Leo.
El término superluna, asimismo, se utiliza por la apariencia de que el satélite natural es más grande que en otras ocasiones. En realidad, se encuentra más cerca.
“La órbita de la Luna alrededor de la Tierra no es circular. Por esta razón, a lo largo de su órbita, en algunas ocasiones está más cerca o más lejos. Cuando se encuentra en su distancia menor, se le conoce como perigeo. La superluna es cuando la Luna está en fase llena y coincide con su perigeo respecto a la Tierra”, explica Farah.
Para disfrutar este espectáculo, De Leo recomienda acercarse a sociedades astronómicas locales, museos como el Universum, o planetarios. Farah, por su parte, recomienda descargar en el celular el software Stellarium, disponible en www.stellarium.org, para hacer un recorrido virtual durante el eclipse.
El avistamiento de estos fenómenos, desde que la Luna tiene su primer contacto con la penumbra (21:33 horas), hasta su salida (01:48 horas del lunes), puede observarse sin riesgo: a simple vista, con binoculares o telescopio.
“Un fenómeno astronómico de esta índole nos recuerda hasta dónde ha llegado el entendimiento de la naturaleza por el ser humano. Nos recuerda el lugar que ocupamos en el cosmos y, sobre todo, nos muestra lo especial y única que es la Tierra para nosotros”, concluye Farah.

Eclipse en el museo

El Museo Descubre abrirá sus puertas este domingo a partir de las 19:00 horas de forma gratuita, para disfrutar del fenómeno natural del eclipse total de luna. La parcialidad del eclipse inicia a las 21:34 horas, la totalidad llegará a las 22:40 horas y terminará su punto máximo a las 23:43 horas. Los asistentes podrán llevar telescopio y ser asesorados sobre cómo usarlo, así como tener acceso al observatorio del museo. Se impartirán 2 charlas, una proyección en el planetario y un taller interactivo para todo el público. Este fenómeno astronómico será visible desde Alaska hasta la Patagonia; en algunas zonas de África y Europa se podrá visualizar de manera parcial.