Para todo fin práctico, en México, como en la mayor parte del mundo, han sido perdidos prácticamente dos años de la vida debido a la pandemia, pues han sido miles los enfermos y los decesos y “pareciera que no hemos aprendido nada de lo sufrido por esta crisis”, aunado a que la cepa Ómicron ha comenzado a dispersarse por el país con el consecuente riesgo, por lo que es tiempo de pensar otra vez en el tema económico.

Así lo manifestó el presidente de la Asociación Nacional de Pequeños Comerciantes, Cuauhtémoc Rivera, quien mencionó que, por ahora, “la gran mayoría estamos a la buena de Dios, esperando que las vacunas funcionen y, si bien se da el contagio, al menos que no sea letal”.

CALVARIO INFLACIONARIO. Rivera subrayó que la variante Ómicron y la inflación están afectando de manera importante al grueso de las familias mexicanas y, a partir de la primera semana del año nuevo, se tendrá la actualización del Impuesto Especial sobre Productos y Servicios (IEPS) a gasolinas, diesel, bebidas saborizadas y cigarros, que llegarán a costar el doble de lo que se cobra actualmente.

El líder de los comerciantes en pequeño lamentó que el aumento en los precios que se espera en artículos básicos a partir de los primeros días del 2022 “no es otra cosa que la inflación de la inflación, y representa el banderazo de salida a la cuesta de enero, que en 2022 se prevé se prolongue hasta el mes de junio”.

¡Participa con tu opinión!