La Noticia:

Ha sido calificada como una de las tragedias más grandes que Chile ha vivido en las últimas décadas… (bbc.com).

Comentario:

Más de 120 muertos y más de 15,000 viviendas calcinadas es un recuento de la destrucción que provocaron los incendios en el centro de Chile cerca de la ciudad de Valparaiso. Incendios ha habido antes en Chile, pero nunca con resultados tan graves. ¿El cambio climático está haciendo de las suyas? ¿Hay otras causas?

El cambio climático es sólo un aspecto de la respuesta. Los efectos del hombre en la naturaleza sólo han comenzado a mostrar su rostro. Sí, la temperatura promedio en el verano del hemisferio sur ha sido de las más altas registradas, pero eso no basta para que se incendien los bosques o las casas. Si así fuera, Hermosillo en el noroeste de México, con temperaturas que sobrepasan los 40 grados centígrados en verano, ya hubiera registrado grandes incendios.

En el caso de Chile se juntaron algunos factores. No que se esté disculpando al hombre de ello, quizás, al contrario, pero achacar todo al cambio climático es muy simplista. De entrada, está un cambio en la naturaleza de los bosques. El bosque natural, con su resistencia típica a los incendios, está siendo cambiado por pinos y eucaliptos, los cuales son más adecuados para la producción de madera, pero también más inflamables. En busca de hacer negocio el hombre altera el orden natural.

Otro factor fue la construcción desordenada de casas habitación. En vez de usar el concreto más resistente a las flamas, muchos vecindarios fueron construidos con madera, más económica y disponible en las cercanías. Las licencias de construcción tendrían que haber sido limitadas y/o supervisadas, pero… Además, muchas de las casas fueron construidas en laderas de cerros lo que provoca un efecto de chimenea si las flamas del incendio inician en la parte baja. Vientos fuertes completaron el desastre. No se puede hacer nada para prevenir los vientos, salvo tenerlos en consideración a la hora de construir.

Si el hombre tuvo sus culpas en los elementos anteriores, el gobierno chileno aún está investigando si la causa primordial de los incendios fue de naturaleza humana. Cuesta trabajo imaginar que alguien sea responsable de ellos. Como bien lo dijo Gabriel Boric, el presidente chileno: “Resulta difícil pensar que pudieran existir personas tan miserables y desalmadas capaces de causar tanta muerte y dolor. Pero si estas personas existen, las vamos a buscar, las vamos a encontrar y tendrán que enfrentar no solamente el repudio de la sociedad entera, sino también todo el peso del derecho y de la ley”.

Aparte de esclarecer las causas, Chile debe poner manos a la obra si desea defenderse de futuros incendios. Nadie duda de que los habrá en años por venir. Depende de la acción gubernamental dejar espacios suficientes entre bosques y casas habitación, construir muros de contención, prevenir sequías extremas, etc. El hombre provocó. El hombre debe compensar.

Sergio Alonso Méndez posee un doctorado en Negocios Internacionales por parte de la Universidad de Texas

salonsomendez@gmail.com