Personal del Ejército Mexicano adscrito a la Catorceava Zona Militar en Aguascalientes, hizo en las últimas horas dos importantes decomisos de droga, mismos que ya son investigados por las autoridades ministeriales.
En ambos casos no hubo personas detenidas, ya que la droga había sido enviada a través de paquetería. Fue el pasado viernes cuando en el marco del Plan Nacional de Paz y Seguridad 2018-2024, para contribuir a la Estrategia Nacional de Prevención de Adicciones “Juntos por la Paz”, los elementos del Ejército Mexicano hicieron el aseguramiento de casi dos kilogramos y medio de marihuana en dos operativos diferentes.
EN EL ACCESO SUR.- El primero de ellos tuvo lugar en el puesto de revisión instalado en la carretera federal número 45 Sur a la altura de la comunidad de Peñuelas, donde los soldados realizaron la revisión de un camión de transporte público de pasajeros foráneo, que procedía de la ciudad de Guadalajara, Jalisco y tenía como destino Ciudad Juárez, Chihuahua.
Mediante el empleo de un binomio canino, se permitió detectar anomalías en el compartimento de la paquetería de dicha unidad. Por tal motivo, los soldados optaron por efectuar una revisión más detallada y fue así como el perro adiestrado en la detección de drogas, explosivos, armas de fuego y dinero, marcó dos cajas de cartón en cuyo interior contenía cada una de ellas marihuana, con un peso de un kilogramo cada una.
Por lo anterior se procedió al aseguramiento de la droga, misma que fue puesta a disposición de las autoridades ministeriales.
EN EL NORTE.- El segundo evento se registró en el puesto de revisión instalado sobre la carretera federal número 45 Norte, a la altura del municipio de Cosío. En ese lugar el personal del Ejército Mexicano hizo el aseguramiento de unos paquetes de plástico que contenían 472 gramos de marihuana.
La droga era transportada mediante paquetería, en un camión de transporte de pasajeros foráneo que también había salido de la ciudad de Guadalajara, Jalisco y tenía como destino Ciudad Juárez, Chihuahua. Mediante el empleo del binomio canófilo permitió detectar la droga en el compartimento de la paquetería del automotor, misma que iba oculta en una caja en color negro.