La falta de subsidios para la vivienda económica para los trabajadores, ha generado un déficit en la asignación de créditos para quienes ganan menos, y se debe a la capacidad de financiamiento de la mayoría de los trabajadores que por sí solos no son sujetos del beneficio, pero pueden hacerlo a través de los programas que les permiten juntarse con otro integrante de la familia para tener su patrimonio.

El presidente de la Cámara Nacional de Desarrolladores de Vivienda, Antonio Rodríguez Mireles, dio a conocer que de acuerdo a datos del Infonavit, al 31 de agosto en la entidad había 95 mil 240 personas sujetas de crédito, de los cuales a más de 42 mil 900 se les dificulta ser parte porque tienen hasta 2.6 UMAS de ingreso económico, es decir, alrededor de 6 mil 800 pesos mensuales.

Los que alcanzan un crédito para vivienda económica son 21 mil 587 trabajadores con un tope salarial de 4 Unidades de Medida y Actualización que tiene un valor de 86.88 pesos diarios; “hay un déficit en materia de vivienda”, dijo.

Al continuar con el desglose de información del Infonavit, el empresario desarrollador de vivienda indicó que en Aguascalientes son 15 mil 690 derechohabientes con hasta 10 UMAS en salario y 5 mil 221 con más de 10 UMAs, es decir que tienen un ingreso de entre 15 y 20 mil pesos, y tienen la posibilidad de un crédito de vivienda más decoroso.

La realidad es que el déficit se enfrenta en la vivienda económica, que es la más buscada por los trabajadores y que están necesitados de su principal patrimonio, “pero es donde el Gobierno Federal cortó las alas al eliminar el subsidio”, que se tuvo durante algunos años.

Recordó que de 2015 hasta hace 2 años se fue reduciendo el subsidio para la vivienda económica, en aquel entonces fueron 12 mil millones de pesos para créditos de ese nivel, en 2016 se redujo más de la mitad pues fueron solamente 6 mil millones y luego se eliminó; “el año pasado dieron algo de subsidio, pero no estaba programado en el presupuesto anual, más bien fue un sobrante y a Aguascalientes apenas alcanzó para otorgar 100 subsidios y había una lista de espera muy grande”.

Ante esta situación, los desarrolladores están en busca de un programa o proyecto que permita dotar de vivienda a quienes no tienen el ingreso económico suficiente y ni siquiera les alcanza, por ahora, para una casa de tipo popular pero digna de ser habitable.