En México, sólo tres de cada diez personas confían en su gobierno. Las instituciones que más confianza inspiran en los mexicanos son las iglesias y las redes familiares y vecinales, mientras que los congresos y las fuerzas policiales están entre las menos valoradas, según reveló el Instituto Nacional de Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI).

En una entrevista con El Heraldo, el presidente del INAI, Adrián Alcalá Méndez, señaló que las principales quejas de los ciudadanos hacia las instituciones son por la falta de evidencia y competencia en la gestión de trámites y solicitudes de información, especialmente en áreas como la salud y el medio ambiente.

Pese a estos obstáculos, el INAI mantiene firme su misión y asegura que no enfrenta un riesgo inminente de desaparición. Los esfuerzos actuales se centran en una agenda reorganizativa para acercar más la institución a la ciudadanía y en garantizar que los más de 8,000 sujetos obligados cumplan con las normas de transparencia en todo el territorio nacional.

No obstante, Méndez identificó una carencia de instrumentos de participación ciudadana y de fomento a una cultura de transparencia proactiva, áreas que requieren atención prioritaria para fortalecer el acceso a la información y la rendición de cuentas en México. Además, lamentó la situación en el Senado, que ha impedido completar el pleno del INAI por más de 766 días, es decir, sólo hay cuatro de los siete comisionados requeridos.

Varios organismos públicos en México enfrentan críticas continuas por su falta de cumplimiento con las normativas de transparencia y rendición de cuentas. Según el presidente comisionado del INAI, algunas instituciones destacan por su reiterada inobservancia en estos aspectos esenciales para la confianza pública y la eficacia gubernamental.

Entre las entidades federales que más dilatan los procesos de transparencia destacan la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS) y la Fiscalía General de la República.