Más que pensar en una Guía Bioética sobre el COVID-19, exige la senadora Martha Márquez Alvarado al Gobierno Federal que instale de manera correcta el Consejo General de Salubridad, principal órgano rector para el adecuado manejo de la actual contingencia con acciones certeras y con un enfoque adecuado de recursos para atender la pandemia.

La legisladora enfatizó que en el PAN tienen muy claros los principios de que se debe respetar la vida sin distingos, por lo que no se debe admitir dicha Guía Bioética por ningún motivo, donde se tenga que decidir entre un paciente u otro. Destacó que si bien dicho documento es un borrador, el mismo tiene errores, ya que señala que en el equipo de Triaje Médico, no estén los doctores que apoyan en la atención directa de pacientes críticos, “entonces yo creo que ahí el personal de Triaje se puede equivocar o cometer errores y es como que decidan a ciegas. Yo creo que los doctores tienen que actuar con ética”.

Sin embargo, dijo que toda esta problemática se genera debido a que no está funcionando el Consejo General de Salubridad de manera correcta y ha habido irregularidades. “Dicho órgano no ha sesionado una sola vez de la manera correcta. Hugo López-Gatell, subsecretario de Salud, no debería estar saliendo todos los días a dar información, e incluso el canciller Marcelo Ebrard salió a dar algunos resolutivos, cuando la máxima autoridad ahorita en el país, de todos los temas de Salud debiera ser el Consejo General de Salubridad y no le están dando ese lugar”.

Destacó que si el Consejo General de Salubridad estuviera operando, ya se habrían cancelado proyectos del Gobierno Federal y se hubieran redestinado los recursos justamente a Salud e incluso aplicado recursos con carácter de extraordinarios y no se ha hecho, “lo cual es muy triste que al presidente Andrés Manuel López Obrador y a su Gobierno no les importe este problema tan grave que sigue avanzando en México”.