El coordinador auxiliar de Gestión Médica en el IMSS Aguascalientes, Luis Miguel Martínez Martínez, destacó la importancia de acudir al médico ante los primeros síntomas de contagio COVID, ya que si se agrava la enfermedad, los pacientes podrían requerir terapia respiratoria inmediata.
Es fundamental estar atentos del enfermo las 24 horas del día, la identificación temprana de infecciones asociadas, tratamientos farmacológicos, antiinflamatorios e hidratación intravenosa, entre otros, que pueden ayudar a sobreponerse al COVID-19.
El médico urgenciólogo pide a las personas que presenten dificultad para respirar y ataque al estado general de salud, acudir a los Módulos Respiratorios de Unidades u Hospitales, para que un especialista determine si necesita o no ser hospitalizado.
Con frecuencia cada vez más alta, las salas de Urgencias de los Hospitales COVID reciben pacientes que llegan después de semanas de haber presentado dificultad respiratoria. En ese tiempo, las infecciones avanzaron y ocasionaron daños irreversibles. “Es por eso que exhortamos a la población a no automedicarse, acudir al médico y, de ser necesario, hospitalizarse”.
Aseguró que las probabilidades de mejoría en pacientes contagiados se elevan de manera significativa cuando reciben atención oportuna, de acuerdo a estadísticas médicas de los hospitales del IMSS.
Dijo que la terapia respiratoria que se brinda en los hospitales del IMSS se acompaña del manejo integral de un equipo multidisciplinario de salud, tecnología de punta, insumos apropiados, medicamentos probados y atención ininterrumpida, las 24 horas del día.
Martínez Martínez advirtió que con el inicio de las bajas temperaturas, las infecciones en vías respiratorias agudas se incrementarán hasta en 30%, por lo que exhortó a la población a extremar cuidados como: evitar cambios bruscos de temperatura, procurar abrigo en las mañanas y en las noches, tomar líquidos abundantes, comer en forma saludable y hacer ejercicio en forma regular.
Contra el COVID-19 y la influenza, hay que respetar la sana distancia, usar cubrebocas, lavarse las manos frecuentemente y, sobre todo, evitar la convivencia social no esencial.