Estephany de la Cruz
Agencia Reforma

GUADALAJARA, Jalisco.- A través de inversión privada y una concesión de la Federación, Jalisco y Aguascalientes buscarán concretar, ahora sí, la vía corta del tren de carga entre ambos Estados.
Este proyecto, planeado hace 30 años, agilizaría el transporte de mercancías de Manzanillo a la frontera con EU y detonaría en Jalisco industrias como la automotriz, pero no se ha concretado porque se proyectó con recursos federales.
Ahora, ambas entidades trabajan una propuesta para que el Gobierno federal dé una concesión biestatal para que puedan licitar entre la iniciativa privada la obra y operación de la ruta, dijo Manuel Alejandro González Martínez, titular de la Secretaría de Desarrollo Económico de Aguascalientes.
“En la posibilidad de una concesión biestatal, creo que la SCT lo ve con buenos ojos por el historial que se tiene. Y la inversión que no dependa del Gobierno federal”, agregó.
Indicó que por el momento trabajan en los estudios que darán mayor claridad sobre el modelo de negocio para la ruta, para continuar el proceso con la Secretaría de Comunicaciones.
El plan es que las obras inicien en 2021 y tendrían una duración de 42 meses.
Se requieren alrededor de 500 millones de dólares de inversión, que será principalmente privada, detalló Ernesto Sánchez Proal, titular de la Secretaría de Desarrollo Económico (Sedeco) de Jalisco.
El proyecto impulsará al sector automotor de la región y dará a Jalisco la oportunidad de entrar a nichos como maquinaria pesada y autos eléctricos, con miras a exportar a EU, señaló Sánchez Proal.

ASÍ LO DIJO
“Lo vemos como un componente muy importante, muy necesario para detonar esta industria de ensambladoras de coches eléctricos aquí”.
Ernesto Sánchez, titular de Sedeco Jalisco.