Víctor Juárez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Concentrar la información en un solo punto digital, usar lenguaje sencillo, actualizar en portales de transparencia la información relacionada con Covid-19 y visibilizar las respuestas dadas a solicitudes de transparencia son algunas de las ideas previstas en el Decálogo de Apertura y Anticorrupción en Covid-19.
Este documento fue creado por organizaciones de la sociedad civil y órganos de transparencia estatales, como el Instituto de Transparencia de la Ciudad de México (InfoCDMX), con el objetivo de que los más de 8 mil 500 sujetos obligados del País adopten algunas de las medidas.
“Hemos trabajado en conjunto con el tema de transparencia, de apertura en Covid-19, se vino construyendo el Decálogo de tal manera que también pudiera incluir el trabajo que también han acercado organizaciones de la sociedad civil
“Desde el Info, hemos estado monitoreando justo qué información de manera semanal hay sobre Covid en los distintos sujeto obligados”, expresó la comisionada ciudadana María del Carmen Nava, en entrevista con REFORMA.
El resto de las recomendaciones del Decálogo corresponden a hacer caso de organizaciones especializadas de la soceidad civil en materia de transparencia presupuestaria y promover acuerdos de participación ciudadana a distancia.
Asimismo, el documento plantea difundir la información relacionada a Covid-19 a través de documentos oficiales y en formato de datos abiertos, instrumentar medios alternativos a los digitales y transparentar en el caso de los apoyos previstos por la iniciativa privada.
Nava recalcó que no basta concentrar y difundir todos estos datos, si no hacerlo accesible a cualquier ciudadano.
“No sólo es tener información en torno a los cuidados y consecuencias de virus, sino cómo le podemos acercar esta información a distintos grupos y comunidades, con distintas lenguas indígenas, con otras formas de comunicación que no sólo sean las electrónicas, también hay un segmento de la población, como los adultos mayores, sin acceso a las tecnologías de información.
“El gran reto es tener un monitoreo de este trabajo y cómo se va a ir aplicando en el País”, indicó Nava.