Víctor Fuentes
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- La industria del juego con apuestas pidió al Poder Judicial declarar inconstitucional el decreto presidencial del 16 de noviembre que prohíbe las máquinas tragamonedas y reduce la duración de los permisos de casinos, entre otras restricciones.
Al menos doce permisionarias y operadoras de casinos promovieron amparos en las dos últimas semanas de 2023, para impugnar la reforma al Reglamento de la Ley Federal de Juegos y Sorteos (LFJS), norma con la que el Ejecutivo ha controlado este sector desde el sexenio de Vicente Fox.
Gabriel Regis, Juez Décimo Sexto de Distrito en Materia Administrativa, ya admitió a trámite seis de los amparos, y en tres casos ya concedió suspensiones a las empresas Operadora Megawin, Eventos Festivos de México y El Palacio de los Números.
Las suspensiones son para el efecto de que los casinos de estas firmas sigan ofreciendo las «máquinas de sorteos de números», nombre técnico de las tragamonedas, sin que se les aplique el decreto presidencial mientras se resuelve sobre su constitucionalidad.
Otros jueces han negado las suspensiones o han pedido aclarar las demandas de empresas como Codere, Operadora de Espectáculos Deportivos, Zitrogames y Espectáculos Deportivos de Occidente, así como de la Asociación de Permisionarios y Proveedores de Juegos y Sorteos (AIEJA).
El punto central de la reforma es la eliminación de los «sorteos de números o símbolos a través de máquinas», eufemismo que se ha usado desde 2013 para referirse a equipos similares a las tragamonedas.
La reforma no es retroactiva, es decir, los 444 casinos que operan actualmente mantienen sus máquinas, pero solo durante la vigencia de sus permisos sin que puedan exceder quince años, aun para quienes recibieron autorizaciones para varias décadas.
Los permisos vigentes incluyen 408 casinos adicionales que no operan, y si se pretende abrirlos, ya no podrán tener máquinas de sorteos, misma restricción que aplicará para prórrogas o nuevas autorizaciones.
Las máquinas de sorteos son la principal atracción de las salas, dado que los juegos de cartas y la ruleta no están permitidos, y las apuestas deportivas se pueden hacer por internet.