Selene Velasco
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Claudia Sheinbaum, Jefa de Gobierno, se desmarcó del proceso sobre la prohibición o realización de las corridas de toros en la Ciudad de México.
Luego de la suspensión de la llamada fiesta brava decretada por un juez y la impugnación que su Gobierno realizó al respecto, la Mandataria insistió en no pronunciarse sobre la actividad y afirmó que el recurso legal interpuesto por su Administración fue un «trámite» de la Consejería Jurídica.
Dicha impugnación fue considerada por organizaciones defensoras de derechos de animales como una postura en beneficio de los taurinos.
«Ni en contra ni a favor, sino sencillamente lo que diga la ciudadanía y se hizo esta impugnación, digamos, por trámite de la propia Consejería», dijo.
«La Consejería Jurídica, por trámite, en realidad por trámite, hace esta presentación en su momento ante el juez», añadió.
Sheinbaum consideró que la resolución del juez fue «adelantada» y planteó necesario que se haga una consulta entre la ciudadanía sobre el tema.
«Yo creo que al Congreso sería a quien le correspondería, esa es la opinión por parte nuestra y el Congreso ya tendría que desarrollar este proceso (de consulta)», agregó.
Además, insinuó que su Gobierno no interpondrá más recursos legales.
«Ahora el juez se adelanta y hace esta suspensión definitiva, pero de parte nuestra, pues ya va a ser los propios privados, la propia Plaza de Toros la que haga pues todo el proceso jurídico correspondiente», aseguró.

¡Participa con tu opinión!