El actual desorden en materia de seguridad en el país es consecuencia de la improvisación que ha caracterizado al actual Gobierno Federal, así lo estableció el vocero del CEN del PAN, Fernando Herrera Ávila, al referirse a la protesta de elementos de la Policía Federal.
En entrevista con El Heraldo, Herrera lamentó que en materia de seguridad, el presidente López Obrador “ni picha, ni cacha, ni deja batear”, por lo que esta crisis es derivada de prejuicios ideológicos del actual régimen. “El pecado que han cometido los federales es haber trabajado en otras administraciones y lo decimos así porque prácticamente este gobierno está tratando de destruir todo debido a que es una herencia de un pasado que ellos aborrecen”.
Señaló que la desaparición de la Policía Federal y el conflicto con los agentes que no quieren formar parte de la Guardia Nacional, está contaminado por la carga ideológica que imprime el actual Gobierno a todo lo que hace. “Desde la campaña, López Obrador se empeñó en descalificar a la Policía Federal por mero capricho y sin diagnóstico sobre su efectividad”.
Finalmente, dijo que si la Policía Federal tenía casos de corrupción, lo que debieron hacer fue castigarla y que si se trata de desaparecer a dicha corporación, deben de respetarse ampliamente los derechos humanos y laborales de quienes ejercen esta responsabilidad y no utilizar un pretexto genérico para tomar decisiones de capricho y con improvisación.