Magdalena Valtierra / El Heraldo

La decisión municipal sobre el rumbo que tendrá en los próximos años la distribución de agua potable, una vez que termine la concesión con Veolia, será “la vida o la tumba” para la carrera política de quienes estén implicados en ella, declaró el regidor Édgar Dueñas Macías.

El panista miembro de la Comisión de Agua Potable en el Cabildo local, dio a conocer que los integrantes de dicha comisión han iniciado con mesas de trabajo para determinar el rumbo que llevará el municipio el próximo año en materia de agua potable.

Reconoció que el tiempo corre y que están a menos de un año para tomar una decisión en beneficio de la gente de Aguascalientes, que podría costarles la carrera política; en caso de no tomarla a conciencia; “esta decisión será la vida política o la tumba, para quienes la tomemos”, expresó el concejal.

Adelantó que el pasado viernes, el Banco Mundial visitó Palacio Municipal, con la intención de hacer una propuesta para tener la regiduría del servicio de agua potable. En tanto, este organismo ya se encuentra listo para hacer una auditoría a la actual concesionaria y analizar si es pertinente el modelo que plantea.

Por otro lado, dijo que el IMPLAN ya les presentó un cronograma que marca los tiempos en los que se debe trabajar en la toma de esta importante decisión; “ya debemos de iniciar para tener toda la información para finales de enero”, por lo que aún deben estar abiertos para la recepción de propuestas, y para realizar visitas a las empresas interesadas.

Sobre el modelo que sería idóneo para Aguascalientes, el regidor dejó en claro que “el municipalizar el servicio sería imposible”, por el alto costo que representaría para el Ayuntamiento; es por ello que deberá ser un esquema mixto o con la intromisión de una empresa que supla las actividades que hasta el momento desempeña Veolia.

Con cualquiera que sea el modelo, mencionó que será importante que la administración tenga buena participación, para evitar que se repita la historia y la nueva empresa sea “intocable”.

A pesar de ello, la actual concesionaria no está impedida para participar en el nuevo proyecto, “legalmente no puedo decir que queda descartada, pero en lo personal es una pésima empresa, que ha hecho malos cobros, mal servicio y ha desinformado”, sostuvo el regidor.

Para concluir, Édgar Dueñas explicó que en mes y medio se analizará la primera auditoría hecha a Veolia, para ver con qué infraestructura se quedaría el municipio; mientras tanto, existen grandes empresas, tanto nacionales como internacionales, interesadas en la prestación del servicio; caso particular de una empresa española que ya se presentó ante las autoridades municipales y que actualmente opera en el estado de Veracruz.