Imponen sanciones económicas a litigantes laborales que recurren a artimañas para alargar los juicios, reveló el presidente de la Comisión Laboral de Coparmex, Juventino Romero de la Torre. Este especialista indicó que los jueces laborales han recurrido a la imposición de multas, cuyos montos varían entre 10 mil y casi 110 mil pesos, en casos en los que se detectaron malas prácticas y actuaciones dolosas.
Dentro del marco legal actual, establecido en la Ley Federal del Trabajo, los jueces cuentan con disposiciones para castigar a los abogados que presentan falsos testimonios o pruebas documentales. “No es frecuente, pero ocurre esta situación con la presentación de promociones que contienen excepciones dilatorias y planteamientos no basados en la realidad; se imponen sanciones de 100 a 1,000 Unidades de Medida y Actualización”, señaló Romero de la Torre.
El monto de dichas sanciones se establece conforme a la gravedad o la reincidencia, al señalar hechos no ajustados a la realidad, como el periodo de labores del trabajador o el puesto que desempeñaba. Entre estas prácticas, Romero de la Torre expuso que se incluye reportar una jornada laboral mayor a la realmente cubierta por el empleado, así como el monto de las percepciones salariales que pagaba la empresa.
Los jueces actúan cuando es evidente que se está mintiendo o prolongando el juicio con argumentos que buscan aumentar el monto de una probable indemnización, cuando, en realidad, los trabajadores sólo laboraron unos pocos meses o tenían jornadas reducidas.
Destacó que, con estas medidas impuestas por los jueces ante la evidente negligencia de algunos abogados, se obtiene un beneficio común en el que se privilegia el estado de derecho.