Frida Andrade
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- A partir de noviembre próximo, todos los autos del País deberán cumplir con una verificación de condiciones físico-mecánicas para garantizar la seguridad de las unidades y reducir el número de accidentes.
Tras la publicación de la Norma Oficial Mexicana (NOM) 236, el pasado 3 de mayo, deberán transcurrir 180 días naturales para que todos los automóviles con más de cuatro años de antigüedad sean sometidos a una revisión técnica de sistemas de dirección, suspensión, frenos e iluminación, entre otros, en todos los estados de la República.
La aplicación estará a cargo de los gobiernos federal y locales, que serán los encargados de emitir los lineamientos para determinar los programas de inspección y los criterios de operación, de acuerdo con el texto de la NOM.
Una de las consideraciones de la Norma es que aquellos organismos autorizados para realizar la verificación mantengan un expediente digital con el historial del vehículo y por lo menos las últimas dos revisiones.
Dicha inspección aplica para vehículos con un peso que no supere los 3 mil 897 kilos y se realizará cada dos años a partir del cuarto año de la compra y hasta el noveno. Una vez superados los 10 años de antigüedad, la inspección se realizará anualmente.
Alberto Bustamante, director general de la Industria Nacional de Autopartes (INA), organismo que participó en la elaboración de la NOM, explicó que ésta funcionará de manera similar a la de emisiones contaminantes.
«Si te agarra un agente de tránsito, entonces sí te podrá llevar al corralón; va a funcionar como actualmente está la verificación de emisiones», detalló.
A marzo de ese año, se tienen registrados 34 millones 562 mil automóviles, según datos del Inegi. Sin embargo, la NOM no determina qué porcentaje del parque vehicular será afectado ni tampoco si la medida tendrá un efecto recaudatorio.
Según la NOM, la vigilancia también estará a cargo de los gobiernos federal y locales, quienes determinarán el seguimiento a vehículos con defectos.
La elaboración de la norma comenzó en 2019 con la instalación del Comité Consultivo Nacional de Normalización de la Secretaría de Economía, en el que además participaron cámaras y asociaciones empresariales.
Dado que la norma es de aplicación universal, es decir, para todos los vehículos ligeros en circulación, tanto los que se vendan en México como los que se pretenda importar usados, contribuiría a la revisión de los llamados ‘chocolates’, expuso Guillermo Rosales, presidente de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA).
Si bien aclaró que esta norma no es una barrera diseñada para evitar la importación de vehículos usados, sí favorece su inspección.

¡Participa con tu opinión!