Claudia Guerrero
Agencia Reforma

Cd. de México, México.-Aunque solo buscan hacer negocios y las condiciones de médicos y pacientes son precarias, el Gobierno federal no cancelará por el momento los consultorios adyacentes a las farmacias.

En la mañanera, el subsecretario de Salud Hugo López Gatell explicó que mientras el sector salud no garantice una cobertura del 100% tanto en servicios médicos como en abasto de medicinas, es necesario que continúen operando estos establecimientos.

«Va a haber una fase de transición, en ese sentido los consultorios adjuntos o adyacentes a farmacias hoy cubren una necesidad, pero lamentablemente en condiciones muy precarias, precarias para la población que se atiende, precarias para los trabajadores, médicos y médicas que laboran ahí, y en cambio muy lucrativas para esas corporaciones».

«Pero no podemos cancelarlos de tajo, lo deseable es que no existan, lo deseable es que no existan, en la medida en que el sistema público garantice la gratuidad, la universalidad, que todo mundo tenga acceso y desde luego que la calidad sea atractiva para el pueblo».

López Gatell planteó que es muy probable que de momento se haga una regulación más estricta de esos consultorios.

«Entonces ese es el planteamiento, pero es muy probable que esa fase de transición implique regular de manera más estricta. Parte de la corrupción, parte del desmantelamiento fue el uso discrecional de las agencias de regulación en el caso nuestro Cofepris, para dar permisos a diestra y siniestra y permitir estas operaciones que son de muy baja calidad», agregó.

El funcionario indicó que la cuarta parte de las consultas se realizan en los consultorios adyacentes a las farmacias.

Agregó que los médicos tienen una presión importante porque son «agentes de venta» de lo que se vende en la farmacia, pues tienen que hacer recetas de múltiples medicamentos.