RODRIGO ÁVALOS ARIZMENDI

El día de hoy en el Senado de la República se llevará a cabo la sesión en donde se dictaminará la minuta a fin de ampliar hasta 2028 la permanencia de las fuerzas armadas en tareas de seguridad pública, como ya fue aprobado en la cámara de diputados la semana pasada. Pero la aduana del senado no será tan fácil como la aduana legislativa en san Lázaro, donde con la entrega y traición a la alianza opositora, practicada por Alejandro Moreno Cárdenas, “Alito”, líder nacional del PRI, se logró la aprobación y con ello el cambio constitucional. Lograr lo mismo hoy en el senado va a ser bastante más difícil y esto lo ha manifestado Ricardo Monreal, líder de la mayoría morenista en el senado y presidente de la Junta de Coordinación Política de ese órgano legislativo.

Esta aduana, le comento, no va a ser fácil porque no solamente Morena y aliados tienen los votos insuficientes. Les faltan votos. Así que tendría que haber más traiciones por parte de quienes se ostentan como representantes del bloque de contención o de oposición, principalmente panistas, perredistas y del Movimiento Ciudadano. Ellos tendrían que ponerse de acuerdo para ver cómo van a actuar y cómo van a votar, porque les hacen falta votos a los morenistas. Estamos viendo que con sus aliados el Partido Verde, el del Trabajo y el Partido Encuentro Social –PES-, Morena tendría, si van todos y votan todos, 75 senadores para extender la presencia militar en las calles. Son 60 escaños de Morena, 6 del Partido Verde, 5 del PT y 4 del PES. Y esta cifra le deja al bloque a 11votos de distancia de los 85 que necesita como mínimo, tomando en cuenta que son 128 senadores y se requieren, de acuerdo con la Constitución, dos terceras partes en votos a favor para que se logre la ratificación de lo aprobado con los diputados y se convierta en un cambio constitucional.

La bancada del PRI, en la cámara de diputados, apoyó la iniciativa por indicaciones del presidente del PRI, Alejandro Moreno Cárdenas, quien demostró que es un verdadero traidor, y aquí debemos de reconocer el talento del presidente de la República, que logró que se reformen las leyes y logró también fracturar a la Alianza va por México.

La bancada del PRI en el senado, integrada por 3 senadores, irán en contra según lo ha dicho quién es su coordinador Miguel Ángel Osorio Chong. En el mismo sentido están el PAN, el PRD y el grupo plural -el cual está conformado por Germán Martínez, Gustavo Madero, Nancy de la Sierra, Alejandra Gastélum y Emilio Álvarez Icaza-, y seguramente también el partido Movimiento Ciudadano.

Los ciudadanos no debemos de olvidar que López Obrador, de acuerdo con lo que establece el artículo 87 constitucional, el día de su toma de posesión protestó cumplir la Constitución y las leyes que de ella emanaran. Sin embargo, el presidente se ha dedicado a estar denostando, promulgando y presentando iniciativa de leyes que lograron reformar la constitución general de la República con leyes reglamentarias, lo que ha significado que sea una verdadera aberración, una tontería. Lo anterior se lo deben de haber aconsejado al presidente, pues él no es abogado, y no tiene por qué saberlo, pero deben de haberle dicho que por encima de la Constitución no puede haber ninguna ley. ¿Pero qué sucede? Sucede que ya entró en vigor esa ley, que ya la Guardia Nacional, violando el artículo 21 constitucional, está dentro de la Secretaría de la Defensa Nacional y que ahora se va a intentar una acción de inconstitucionalidad. Pero para que se resuelva la acción de inconstitucionalidad, porque debemos decir que la Suprema Corte no lo resuelve muy aprisa que digamos, ya va a estar casi terminando el sexenio. Entonces sí es preocupante en verdad que se esté procediendo de esta manera en contra de la Constitución. Y más preocupante es que la presidenta de la Comisión Nacional de Derechos Humanos ante este hecho aberrante y evidente haya dijo que no había por qué presentar una acción de inconstitucionalidad. La pobre CNDH, fundada en 1990, no había tenido persona más impreparada que la señora Rosario Piedra. El único merito que tiene es ser hermana de su hermano e hija de su mamá y por eso esta psicóloga está presidiendo esta comisión.

Sin duda, estamos viendo un debate muy intenso y en el que alguna manera es el juego político en varias pistas, en el cual, está el régimen institucional de la Guardia Nacional, del cual López Obrador ha insistido a que se desplace a la Secretaría de la Defensa Nacional, a pesar de que la Constitución es muy clara que debe tener un mando civil. Es sorprendente la claridad con la que se desatienden las normas constitucionales más importantes.

Lo anterior ha hecho que se observe también distintas estrategias para resquebrajar la unidad de las estructuras partidistas. Y eso ya lo vimos la semana pasada en la Cámara de Diputados de manera muy colara, en donde el presidente López Obrador tuvo la capacidad de darle un golpe en apariencia letal a la Alianza Opositora, llevando los votos del PRI a través de la intimidación del presidente nacional del PRI.  Sin embargo, el día de hoy será muy distinto en el senado por la configuración tan diferente de los priístas que componen esa asamblea. Hoy vamos a ver un juego diferente en la cámara alta. No solamente por la incertidumbre de lo que vaya a suceder en la bancada priísta sino también por lo que suceda en Morena, en vista de las discrepancias cada vez más resonantes entre el senador Monreal y la dirigencia nacional de Morena y el propio López Obrador. Ahora la pregunta es: ¿Qué va a pasar si no se ratifica en el senado esta iniciativa?