Con un incremento de usuarios de más del 400% en los últimos diez años, la metanfetamina, conocida como “cristal”, se ha posicionado en Aguascalientes como la segunda droga más consumida en la entidad, después de la marihuana.
El seguimiento a este fenómeno ha generado un aumento sustantivo de operativos de combate al narcomenudeo que, a su vez, han derivado en la integración de carpetas de investigación del ámbito federal por delitos contra la salud, cuyo volumen creció a razón del 200% en los últimos tres años, tan sólo para este tipo de droga.
Originó, además, el aseguramiento de una cantidad cada vez mayor de la sustancia, con fines de comercialización en colonias y comunidades de los once municipios del estado, que de un año a otro se multiplicó por mil, así como la detención de hombres y mujeres dedicados a la actividad que igualmente en un lapso de doce meses se triplicó.

CAMBIANDO EL MAPA. La posesión con fines de venta y suministro modificó el esquema delictivo en el territorio estatal, al convertirse en los años recientes en el principal delito que afecta a la sociedad, superando en incidencia, incluso, al robo que durante décadas se identificó como la agresión de mayor frecuencia contra la población.
Paralelamente, este fenómeno ha obligado a las autoridades estatales al diseño de todo un programa de prevención que hoy en día alcanza a menores de edad, incluso de doce años, orientado a concientizar a padres de familia, niños y adolescentes, con información sobre el tema, a fin de contener su expansión y por supuesto los graves daños que genera en la salud pública y la estabilidad social.

LA PESADILLA DE FONDO. Y es que su consumo no es tema menor en el escenario de la salud pública; es una de las drogas más adictivas independientemente de la condición física del usuario, pero el daño neurológico es mayor entre menos edad se cuente.
Los tratamientos de rehabilitación son largos y en el ínter, el paciente debe luchar contra recaídas en tanto quienes le rodean lo deben hacer contra conductas violentas, paranoia, esquizofrenia, insomnio, falta de apetito, grave daño estomatológico y también en la piel; además, el debilitamiento del sistema inmunológico les lleva a contraer enfermedades adicionales.

ORIGEN
El “cristal” es una droga sintética, creada hace más de cien años por un químico de origen japonés cuya fórmula fue usada como “droga de guerra”, al no encontrarle potencial terapéutico.
Así, fue suministrada a militares alemanes y japoneses en los mortíferos combates de la guerra mundial, en cuyo escenario los orientales cumplieron rituales previos al abordaje de Aviones Cero, en los que, cargados de valor como resultado del consumo de la droga, se arrojaban contra los portaaviones norteamericanos.
La sustancia les permitía, además, no dormir, pasar largos periodos sin alimento y ser lo suficientemente agresivos para no rendirse. Los Aliados la usaron más adelante y luego quedó eventualmente en el olvido.
Años más tarde vino el “boom” de la cocaína, con el gran inconveniente de producirse a partir de un árbol que solamente crece en Sudamérica y no en otras partes del mundo, lo que elevó su producción, distribución y por supuesto su precio en el mercado.

CENTROS DE INTEGRACION JUVENIL
En entrevista, Gabriel Flores Loredo, médico adictólogo del Centro de Integración Juvenil en Aguascalientes, explicó que si bien el “cristal” no genera adicción en el primer consumo, como mucha gente lo cree, sí lo hace en el corto plazo, pues potencializa la liberación excesiva de dopamina, serotonina y adrenalina, generando también en el consumidor exceso de placer, alegría y energía como nunca lo va a experimentar en toda su vida.
El especialista expuso que si bien hay políticas públicas sobre el tema, están más bien dirigidas a disminuir la oferta, pero desgraciadamente el tratamiento y la prevención siguen ubicadas en segundo término.
Por un lado, porque de cada 10 pesos que se invierten en esta agenda, 9 son para combatir el tráfico, pese a que éste no se ha reducido, sino que por el contrario, se mantiene creciente; pero en lo social, el tema “no vende” y la población no quiere saber del tema, lo procura lejano, lo niega en su entorno inmediato y es un lado oscuro de la sociedad del que prefiere mantenerse al margen. Es un tabú.
En el caso de consumidores de “cristal”, los tratamientos son largos pero con el respaldo familiar el pronóstico de rehabilitación es del 40 al 60%; el fracaso se da cuando los padres están ausentes, la familia desintegrada, no hay apoyo o bien, también son adictos.

PRESENTE EN LAS SECUNDARIAS
Las adicciones son una forma de autoviolencia porque se atenta contra el organismo y la naturaleza propia, señaló Cecilia Parada Campos, auxiliar de Enlace Interinstitucional del Centro Estatal de Prevención Social de la Violencia con Participación Ciudadana.
Por ello, este organismo dependiente de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado aborda la prevención contra las drogas a través de las Jornadas de Integración, donde especialistas de todas las instancias de Seguridad Federal, Estatal y Municipal participan con conferencias, dinámicas, y canalización médica y psicológica en planteles educativos, alcanzando a jóvenes desde los doce años de edad.
Aseguró que en el desarrollo de estas actividades “no hay secundaria que hayamos visitado que no arroje al menos un caso de un menor con problemas de consumo de drogas ilegales”, donde el “cristal” suele ser la sustancia, pues una dosis de ésta representa un costo de apenas 50 pesos, que prácticamente cualquiera puede tener u obtener.
“Es un hecho que no consumir es una decisión personal, la apuesta es a proveer información de los efectos, de los daños en la salud, en la familia y en el futuro; convencer, insistir, canalizar a quienes ya tienen un problema y darle seguimiento”, agregó.
En ese sentido, comentó que la lucha es precisamente contra la desinformación que tienen, el desinterés o desconocimiento de signos por parte de sus padres que son justamente con quienes inicia la prevención, pues deben saber por qué han cambiado los hábitos de sus hijos, para qué sirven los artefactos que a veces cargan en sus mochilas, o quiénes son sus amigos y qué hacen.

En el ámbito local, el fiscal general del Estado, Jesús Figueroa Ortega, dio a conocer que del total de cateos y detenciones hechas durante su gestión al frente de la institución, por el tema de narcóticos, en el 90% de los casos la sustancia en posesión ha sido el “cristal”.