Sarai Cervantes
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-La incertidumbre sobre la agenda económica de las autoridades mexicanas y la postura sobre el papel del sector privado en industrias clave, ha pegado en la inversión extranjera directa, en sectores como transporte y logística.
De acuerdo con José Ignacio Martínez Cortés, coordinador del Laboratorio de Análisis en Comercio, Economía y Negocios (LACEN) de la UNAM, la inversión está fluyendo en las cadenas de valor presentes en México como la industria automotriz, (armadoras y autopartes), electrónica, textil y de dispositivos médicos.
No obstante, consideró que en nuevos esquemas de producción o de nueva inversión extranjera no fluyen a raíz de que en México, no ofrece desde hace 10 años, un proceso tecnológico más avanzado.
Indicó que a lo anterior se le suma la falta de certidumbre que han generado algunas políticas como la reforma energética, lo que afecta al sector transporte, en cual en los últimos años ha empujado para ser más sustentable.
«Desde hace dos años los inversionistas no tienen confianza y certidumbre a las propuestas de la presente administración, las cuales han dejado manifiesto hacia dónde va la política energética y eso le ha quitado atractivo al país», dijo.
Recientemente el Banco Mundial, en su reporte «Estadísticas de la Deuda Internacional 2022», señaló que México ha conseguido captar nuevas inversiones incluso durante la emergencia sanitaria por el Covid-19, pero advirtió que estás se ven empañadas por la incertidumbre sobre la agenda económica de la presente administración.
De acuerdo con el informe estadístico de la Secretaría de Economía en Inversión Extranjera Directa (IED) la captación de ingresos en los últimos seis años se ha mostrado inestable, en el subsector transporte, correos y almacenamiento.
El sector aéreo, por ejemplo, en 2015 recibió una IED por 30.6 millones de dólares, en 2016 llegó a los 125.2 mdd, en 2017 generó ingresos por 706.8, para bajar al 13.3 mdd, 35.8 mdd y 41.5 mdd, en 2018, 2019, y 2020, respectivamente.
Mientras que el ferrocarril en 2015 captaba IED por 860.3 mdd, para el 2020 este sector apenas alcanzó los 241.9 mdd.
Cabe destacar que entre enero y julio de este año, la IED fue de mil 903.2 millones de dólares, 25 por ciento menos comparado con el mismo periodo del año pasado.
Durante los primeros 7 meses del presente año, el transporte por ductos fue el más dinámico con 1,570.3 mdd; seguido por el ferrocarril con 140.8 mdd, mensajería y paquetería 12.4 mdd, almacenamiento 4.0, y otros 175.7 mdd.