Staff
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 10-Feb.- La violencia vinculada a la delincuencia organizada está golpeando a los principales destinos turísticos del País.
En Cancún, Playa del Carmen y Los Cabos se han registrado, en el inicio de este año enfrentamientos armados, persecuciones, ejecuciones múltiples, hallazgo de cuerpos torturados y “narcomensajes”.
En lo que va del año, al menos 36 personas han sido asesinadas en el municipio de Los Cabos, en Baja California Sur, de acuerdo con un recuento de reportes de la Procuraduría estatal y notas periodísticas.
Los crímenes abarcan tanto Cabo San Lucas como San José del Cabo e incluyen balaceras a plena luz del día y multiejecuciones.
En Cancún y Playa del Carmen suman 18 ejecutados en lo que va del 2017, entre ellos seis personas asesinadas en el Blue Parrot, un conocido bar del principal sitio turístico del municipio de Solidaridad.
La semana pasada, el emblemático bar La Santanera de Playa del Carmen anunció que cerrará definitivamente por la situación que se vive en ese destino turístico.
El viernes 3 de febrero, el cadáver de una persona fue dejado dentro de una maleta frente a la sede del Tribunal Superior de Justicia en Cancún, muy cerca de donde otro taxi fue incendiado y donde colocaron una narcomanta con un mensaje firmado presuntamente por el Cártel Jalisco Nueva Generación.
Al día siguiente, en otro punto de la ciudad, apareció otra manta con el mismo mensaje en el que se amenazaba a los Zetas y otros grupos.
El martes, dos personas fueron asesinadas en la Colonia Ejidal de Playa del Carmen, mientras que en Cancún dos hombres fueron baleados en las Colonia El Trébol y Santa Cecilia.
Mazatlán también registra una ola delictiva con un saldo hasta ayer de 27 muertos mientras que en Manzanillo se han registrado al menos 32 ejecuciones.
En Acapulco, la situación no es distinta: 58 muertes en lo que va del año.
Ayer, se reportó la muerte de un ciudadano estadounidense, quien fue hallado estrangulado junto con una mujer en un departamento de un condominio del Fraccionamiento La Condesa.
Se trata de Staley Enders, de nacionalidad norteamericana y Nora Valdez Patiño, de 70 y 65 años, respectivamente.
El Vocero del Grupo de Coordinación Guerrero, Roberto Álvarez Heredia, señaló que todo apunta que el móvil de este doble homicidio podría ser el robo.
La violencia también ha golpeado a Zihuatanejo, el segundo destino turístico más importante de la entidad, donde los cuerpos descuartizados de dos personas fueron arrojados frente al Palacio Municipal.