Violeta Meléndez
Agencia Reforma

GUADALAJARA, Jalisco.- Pese a que hace un año investigadores del Centro Universitario de Tonalá (CUTonalá) realizaron un diagnóstico ambiental donde solicitaron al Ayuntamiento medidas correctivas que no emprendió, el Lago de Las Piedrotas, en la Colonia Villas de Oriente, en Tonalá, presenta adversas condiciones en la calidad del agua que derivaron en una alta mortandad de tilapias.
Ayer en una visita al lugar, se constató que existe una fosa en el parque donde trabajadores municipales han depositado cientos de peces muertos, mientras otros tantos «boquean» en la superficie tratando de oxigenarse, pero según especialistas, posiblemente también fenezcan.
Los investigadores del CUTonalá que realizaron el diagnóstico hace un año recorrieron la zona ayer junto con vecinos y medios de comunicación, donde recordaron que sus recomendaciones al Ayuntamiento fueron ignoradas y ahora se evidencian las consecuencias.
«En ese diagnóstico detectamos los problemas como el de la calidad del agua, vemos que respecto a residuos no se ha hecho nada, había solo un responsable para darle mantenimiento a todo el lugar, hay vandalismo, entradas clandestinas. No hubo respuesta, sugerimos estudios más a profundidad sobre la calidad del agua, pero no se ha hecho nada», señaló María Azucena Arellano, investigadora del CUTonalá.
«Las excretas de las aves, junto con las plumas, el pasto que se corta, las lluvias que generan arrastre de materia orgánica a la laguna provocan una caída en la demanda química de oxígeno, trayendo por consecuencia la mortandad de peces que vemos», explicó el biólogo Agustín Camacho.
Como medida emergente a la contingencia, el Ayuntamiento colocó una manguera a dos metros de altura que deja caer agua a la laguna con miras a oxigenarla, sin embargo, de acuerdo con el especialista, sería más eficiente colocar un aireador para elevar el nivel de oxígeno y evitar más mortandad de peces.
También señaló que es una gran cantidad de peces la que se observa en la superficie aún con vida, lo cual evidencia un desequilibrio ecológico por falta de depredadores que controlen dicha población, de manera que pide la intervención urgente del Municipio para procurar la salud de ese humedal.
«Lo primero que sugeriría es que se aprovecharan estos peces o que por lo menos se sacaran en la intención de bajar la densidad, es momento de que se saque una buena cantidad para bajar la carga. Una vez que esto pase, poner algunos oxigenadores, no bombas como estas, el cuerpo de agua da para esto», agregó Camacho.
Tras la mortandad de tilapias que comenzó el lunes, los peces fueron colocados en una fosa que se habilitó por parte del Municipio en el mismo parque, para el cual usaron cal y no ha sido debidamente cubierta.
Esta situación genera una gran cantidad de moscas y malos olores en un espacio público que se utiliza para la recreación.
Para urgir atención inmediata, vecinos y activistas del colectivo Foco Tonal presentarán una queja ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos Jalisco.