Staff
Agencia Reforma

GUADALAJARA, Jalisco-El llamado al aislamiento social hasta el próximo 30 de abril y a no salir de vacaciones por parte del gobierno de Jalisco por el brote de coronavirus no fue acatado.
En lugares de la Zona Metropolitana de Guadalajara (ZMG) como la Avenida López Mateos Sur, presentaron una fuerte carga vehicular en el sentido hacia la salida a la carretera a Colima, a la altura del Fraccionamiento Alta California en la colonia San Agustín.
Ni el filtro sanitario instalado ayer por la Secretaría de Salud estatal resultó un impedimento para que algunas personas aprovecharan el inicio de la Semana Santa para vacacionar, haciendo caso omiso a las medidas implementadas por las autoridades ante la crisis sanitaria.
Otro filtro sanitario fue instalado en la carretera a Nogales para reforzar las medidas sanitarias y restringir la circulación a un solo carril, pero ni eso desmotivó a los vacacionistas: un coche tras otro circulaba por la salida hacia Puerto Vallarta.
Una decena de hombres con trajes de seguridad, guantes y cubrebocas se encargaron de medir la temperatura, brindar gel antibacterial y entrevistarse con los automovilistas sobre un acotamiento en el retén.
Minutos antes de las 10:00 horas que se instalaron, la inspección básicamente era aleatoria, pues sólo detenían vehículos con más de dos pasajeros, con maletas o bultos, pero la mayoría pasaba de largo.
“Toda mi familia está allá, qué hago, ya terminé mi trabajo aquí y tengo que regresar, trataré de tomar todas las precauciones”, dijo Édgar Vázquez, originario de la localidad costera.
Tomás y Ana, un matrimonio de la tercera edad, señaló que se guardarán durante la “cuarentena” en la casa que tienen en Bahía de Banderas.
Los policías federales comentaron que sí se apreciaba menos tráfico de lo habitual para un fin de semana.
“No entienden”, le dijo un agente a su compañera.
La fila de vehículos, más de un centenar, se extendió prácticamente hasta La Venta del Astillero, a vuelta de rueda para cruzar el dispositivo de vigilancia.