Martha Martínez y Claudia Salazar
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Las Comisiones Unidas de Puntos Constitucionales y de Energía de la Cámara de Diputados, presididas por Morena, emitieron ayer un proyecto de dictamen de reforma eléctrica que incorpora sólo dos modificaciones y mantiene intacto el plan de fortalecer el monopolio de la Comisión Federal de Electricidad (CFE).
El dictamen ratifica la propuesta de cancelar contratos y limitar la participación de la iniciativa privada en el sector.
El documento modifica el artículo tercero transitorio, para incorporar al sector social en la autogeneración, medida que, de acuerdo con el morenista Juan Ramiro Robledo, beneficiaría a sindicatos, como el SME.
«Los Ayuntamientos y organizaciones del sector social sin fines de lucro podrán celebrar contratos para el autoconsumo con la generación distribuida, hasta por 1.0 megawatt cumpliendo con los requisitos que establezca la CFE. Lo anterior, considerando las necesidades de control y planeación del Sistema Eléctrico Nacional», señala el proyecto.
El presidente de la Comisión de Puntos Constitucionales, el morenista Juan Ramiro Robledo, indicó que esta es una demanda de organizaciones civiles que participaron en el Parlamento Abierto.
«No estamos hablando de empresas privadas, estamos hablando de organizaciones intermedias, sociales, cooperativas, sindicatos, asociaciones de campesinos, corporaciones indígenas que bien pudieran participar -municipios también- en generación de acuerdo con la CFE, en cogeneración con ellos, para el autoabastecimiento legal, legítimo, no para revender», indicó.
El proyecto de dictamen reconoce también los contratos de generación distribuida existentes y establece que se mantendrán las condiciones vigentes para nuevos contratos hasta 0.5 megawatt.
El también morenista Manuel Rodríguez, presidente de la Comisión de Energía, detalló que se trata de paneles solares ubicados en los techos o jardines de casa habitación y de establecimientos.
De ocho iniciativas consideradas, el dictamen contiene opinión sólo de la presentada por la priista Carolina Viggiano, candidata al Gobierno de Hidalgo, secretaria general del PRI, diputada federal con licencia y esposa del coordinador del tricolor en San Lázaro, Rubén Moreira.
En lo que podría considerarse un coqueteo al PRI, las Comisiones Unidas indicaron que la propuesta de la priista de considerar como un derecho humano el acceso a la electricidad ya se encuentra comprendida en la iniciativa presidencial.
El dictamen, que será sometido a discusión en comisiones el próximo 11 de abril, mantiene la disposición de cancelar permisos y contratos de generación y de compraventa de electricidad, de anular las solicitudes pendientes de resolución y de limitar la participación de la iniciativa privada.
Insiste en separar a la CFE de su condición de empresa productiva para reconvertirla en un organismo del Estado, como premisa para entender la electricidad como un servicio público y como una obligación estatal.
Le da además a la Comisión el control del sistema eléctrico con la desaparición la Comisión Reguladora de Energía (CRE), fortalece el monopolio de la CFE y somete al Centro Nacional de Control de Energía (Cenace) a su adscripción.
Mantiene también la propuesta del Presidente de considerar el litio como recurso estratégico y de no otorgar concesiones para su explotación.

¡Participa con tu opinión!