José de Jesús López de Lara

Originario de la ciudad de Torreón, Coahuila, resultó ser un joven que fue ejecutado el pasado domingo 16 de febrero del año 2020 en Aguascalientes y quien estaba reportado como desaparecido por sus familiares.
Fue identificado mediante pruebas de ADN como Jesús Miguel, de 24 años. La Fiscalía General del Estado ya hizo entrega del cadáver a sus familiares, quienes lo trasladaron a su lugar de origen. Cabe destacar que los gastos generados fueron cubiertos por el Fondo de Atención de Víctimas del Delito de la FGE.
Cabe destacar que Jesús Miguel estaba reportado como desaparecido desde el mes de mayo del 2020. Fue su mamá, la señora Rosy, quien denunció su desaparición en la Fiscalía General del Estado y se inició la carpeta de investigación AGS/12008/05-20 ante la Fiscalía Especializada en Desaparición y No Localización de Personas.
Sin embargo, su cadáver ya se encontraba desde entonces depositado en el Servicio Médico Forense en calidad de desconocido, luego de que el 16 de febrero del 2020 fuera localizado ejecutado en la carretera que conduce al poblado de “El Hotelito”.
Se estableció que Jesús Miguel, que en ese entonces contaba con 24 años y era originario de la ciudad de Torreón, Coahuila, había viajado a Aguascalientes con la intención de trabajar en el perímetro de la Feria Nacional de San Marcos 2020.
Sin embargo, debido a su cancelación por la pandemia de COVID-19, avisó a sus familiares que iba a retornar a la ciudad de Torreón, Coahuila, pero ya jamás volvieron a tener noticias de su paradero. La denunciante señaló que la última vez que tuvo contacto con su hijo había sido a principios del mes de febrero del 2020.
Fue el domingo 16 de febrero del 2020, cuando se localizó el cadáver de una persona del sexo masculino, a un costado de la carretera que conduce al poblado de El Hotelito, al oriente de la ciudad.
En ese momento, la víctima estaba como desconocida y solo se informó que se trataba de una persona del sexo masculino de entre 23 y 30 años. El joven, quien en días pasados se logró identificar como Jesús Miguel, fue ejecutado de un balazo en la cabeza, además de que le dejaron clavado en el pecho un narcomensaje.
Cabe destacar que se desconoce el móvil por el cual lo asesinaron, ya que no se encontraron antecedentes de que estuviera relacionado con personas involucradas a la delincuencia organizada, por lo que se presume que fue confundido por sicarios.