Antonio Baranda y Claudia Guerrero
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Detrás del feminicidio de la Doctora Mariana Sánchez Dávalos en Ocosingo, Chiapas, autoridades confirmaron omisiones e irregularidades graves que motivaron la conformación de un equipo federal especial para apoyar la investigación y hacer un escrutinio permanente de la actuación de funcionarios estatales.
Entre las irregularidades está la apresurada cremación del cuerpo de la joven de 24 años de edad sin consentimiento de la familia.
“También sabemos que Mariana solicitó su cambio y no fue removida de ese lugar para ubicarla en otro …porque tenía un compañero que la estaba acosando permanentemente”, enlistó ayer la Secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, en la conferencia de prensa matutina de Presidencia.
“Y aunque dicen las autoridades que practicaron necropsia, su cuerpo fue incinerado de manera bastante rápida y sin consentimiento y sin darle cuenta a su familia”, agregó.
En la investigación del asesinato ocurrido el 29 de enero en la comunidad de Nueva Palestina participarán funcionarios de las Secretarías de Gobernación, de Seguridad Pública, así como de la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (Conavim).