Ya fue identificada la osamenta localizada en el Río San Pedro durante el pasado 12 de noviembre a la altura de la colonia López Portillo. Se trata de Javier, de 54 años de edad, quien fue reportado como desaparecido por sus propios familiares.
Fue la Dirección de Servicios Periciales, quienes tras concluir las pruebas genéticas de los restos óseos con el banco de dados que tienen en la Fiscalía, pudieron comprobar el desenlace de la tragedia.
La misma Dirección de Servicios Periciales, reveló sobre las causas de la defunción, que se trata de una muerte natural y descarta cualquier hecho violento, aunque se desconoce por qué el hombre llegó hasta ese sitio.