César Martínez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Hasta hace apenas dos años, aun sumando los esfuerzos de los distintos Servicios Médicos Forenses (Semefos), México sólo tenía la capacidad de identificar a 17 de cada 100 cuerpos sin identidad que llegaban a sus planchas, de acuerdo con el diagnóstico federal realizado en la materia.
Actualmente en el país hay más de 88 mil personas desaparecidas, según cifras oficiales, por lo que en su reciente visita la Vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, comprometió el apoyo de esa nación para mejorar las habilidades forenses de policías y técnicos de laboratorios mexicanos.
El entrenamiento será llevado a cabo por el Departamento de Estado, la Agencia de Cooperación de EU para el Desarrollo (USAID) y el Departamento de Justicia.
A inicios de 2019 el Gobierno federal realizó un diagnóstico forense que ha sido negado por las autoridades aún ante peticiones de Transparencia; el documento, en poder de REFORMA, advierte que entre 2006 y 2017 un total de 37 mil 443 cadáveres no fueron identificados, sin que se especifique su destino final, podrían haber sido enterrados en fosas comunes, entregados a instituciones académicas o incluso incinerados, como se documentó en Jalisco.
Tan sólo en 2017 no se les puso nombre a los cuerpos de 3 mil 659 personas.
En el “Análisis de las capacidades de los Servicios Forenses y Periciales del país”, se plantea que los Semefos y servicios periciales de los 32 estados y la ahora Fiscalía General de la República (FGR) se vieron rebasados en sus capacidades de procesar cadáveres debido al incremento de la violencia a partir de 2006.
Para la elaboración del documento -que de acuerdo con fuentes federales nunca tuvo una versión final, pero que sirvió como guía dentro del Gobierno- la FGR y la Subsecretaría de Derechos Humanos, de la Secretaría de Gobernación (Segob), entrevistaron, entre el 1 y el 5 de abril de 2019, a los titulares de los Semefos de todo el país.
De esa manera se estableció que al 28 de febrero de 2019 se tenía una capacidad total máxima para almacenar a 5 mil 190 cadáveres, siendo Veracruz el estado con mayor infraestructura con mil espacios y Oaxaca el menor, con sólo 15.
Para inicios de 2019, las instituciones forenses ya tenían un rezago de 7 mil 713 cuerpos acumulados, a los que se les sumaron 2 mil 209 en el primer bimestre del año.
De esos 9 mil 922 cadáveres, sólo fueron identificados mil 726, es decir, el 17.4 por ciento, dejando un sobrecupo del 58 por ciento en los Semefos y servicios periciales, 8 mil 196 personas.
“En esta estimación no se está tomando en consideración aquellos cadáveres que ya fueron procesados, pero sobre los que el Ministerio Público no ha ordenado su disposición final y se encuentran aún en almacenamiento, por lo que el sobrecupo podría ser aún mayor”, acota el informe.