Foto: José Luis Escamilla

Un hombre originario de Aguascalientes fue asesinado a balazos en el municipio de San Pedro Tlaquepaque, a donde había acudido en compañía de su familia a comprar un automóvil que aparentemente estaban ofreciendo en venta a través de una cuenta de Facebook.
Las primeras investigaciones que realizan agentes de la Unidad de Homicidios Intencionales de la Fiscalía General de Jalisco, apuntan a que se trató de un engaño para despojar a la víctima del dinero, pero al descubrir que no lo llevaba consigo, decidieron matarlo.
La sangrienta agresión se registró el viernes por la tarde, sobre la calle Camino a Agua Amarilla y casi esquina con avenida Prolongación 8 de Julio, en el fraccionamiento Paseos del Prado, en el municipio de San Pedro Tlaquepaque, Jalisco.
Hasta ese lugar se trasladaron policías preventivos de Tlaquepaque y policías estatales, además de una ambulancia de Cruz Roja, tras recibirse el reporte de que una persona del sexo masculino había sido agredida a balazos.
Sin embargo, cuando los paramédicos se disponían a brindar los primeros auxilios a la víctima, descubrieron que ya había muerto luego de recibir por lo menos dos impactos de bala en tórax y abdomen.
Por tal motivo acudieron a realizar las investigaciones correspondientes los agentes de Homicidios Intencionales de la Fiscalía de Jalisco, el agente del Ministerio Público y personal del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses (IJCF).
De acuerdo a las primeras investigaciones, la víctima de 25 años y originario de Aguascalientes, se trasladó al municipio de San Pedro Tlaquepaque, Jalisco, en compañía de unos familiares, con la finalidad de comprar un automóvil que estaban ofreciendo en venta en una página de Facebook.
Sin embargo, en determinado momento llegaron dos hombres, aparentemente los supuestos vendedores del coche, quienes lo amagaron con una pistola y trataron de despojarlo del dinero que iba a ser utilizado en la compra-venta del vehículo.
Pero al descubrir que no llevaba efectivo, sino que la compra la iba a realizar mediante una transacción electrónica, los delincuentes se molestaron y uno de ellos lo atacó a balazos, para después despojarlo de su cartera con identificaciones y de dos teléfonos celulares, dándose de inmediato a la fuga con rumbo desconocido.