Un adolescente de 13 años que había escapado de su casa ubicada en un poblado del estado de Zacatecas, en los límites con Aguascalientes, debido a los maltratos de que era objeto por parte de su madrastra, fue asegurado y puesto a salvo por policías estatales y policías preventivos de Cosío.
Los hechos se registraron el martes a las 03:30 de la madrugada, cuando una patrulla de Seguridad Pública Municipal de Cosío, que se encontraban realizando labores de vigilancia los policías estatales y policías preventivos, detectaron que sobre la carretera federal No. 45 Norte se desplazaba un niño de 13 años que iba empujando una bicicleta.
Ante el riesgo de sufrir algún accidente, los oficiales decidieron interceptarlo y se percataron que estaba llorando y en medio de una crisis nerviosa, por lo que procedieron a auxiliarlo.
Una vez que lograron tranquilizarlo y lo cuestionaron sobre el motivo por el que estaba deambulando solo y en la madrugada por la carretera federal No. 45 Norte, el jovencito narró que se había escapado de su hogar, debido a que su madrastra lo agredía verbal y físicamente.
Agregó que en su bicicleta se dirigió con rumbo a Aguascalientes, ya que tenía la intención de llegar hasta el municipio de Rincón de Romos donde viven sus abuelos.
Conociendo lo anterior, los oficiales lo subieron a la patrulla y lo trasladaron al área de Trabajo Social en la Comandancia de Seguridad Pública Municipal de Cosío, donde se le brindó apoyo psicológico y alimentos. Posteriormente, ya por la mañana, fue entregado a policías preventivos de Rincón de Romos, quienes trasladaron al niño hasta el domicilio de unos familiares que viven en el rancho “El Huarache”, donde fue entregado a su tía de nombre Claudia, quien tras conocer la situación que enfrentaba su sobrino, agradeció a los oficiales su intervención.

¡Participa con tu opinión!