Debido a que presuntamente eran maltratados por sus mismos familiares, tres menores de edad se escaparon de su domicilio ubicado en la colonia San Pablo. Más tarde fueron asegurados por elementos de la Secretaría de Seguridad Pública del municipio de Aguascalientes, tras ser detectados cuando pedían alimentos a un comerciante.
Todo inició cuando una persona del sexo masculino reportó a los servicios de emergencia que en su negocio ubicado en la calle Edmundo Gámez Orozco y esquina con la calle Libertad, en la colonia San Pablo, estaban tres menores de edad ,que presuntamente estaban extraviados.
Los elementos policiacos municipales arribaron a dicho establecimiento y encontraron a dos niños y una niña de 5, 3 y 2 años de edad, quienes estaban ingiriendo algunos alimentos que les fueron proporcionados por el propietario del negocio “Jugos Tony”.
Al momento de entrevistarlos para saber si se encontraban extraviados, el niño más grande informó que se habían escapado de su domicilio, debido a que eran maltratados por sus familiares.
Debido a que proporcionaron información que hacía entrever que efectivamente eran objeto de violencia física y psicológica, los uniformados los trasladaron a las instalaciones de la Secretaría de Seguridad Pública del municipio de Aguascalientes.
Más tarde, arribó a ese lugar un hombre que dijo llamarse Arturo, de 70 años de edad y el cual señaló ser el abuelo de los tres menores. De manera violenta trató de llevarse a sus nietos, por lo que terminó siendo detenido. Los tres menores de edad fueron atendidos por personal especializado en psicología para determinar si realmente sufren de maltrato infantil, a efecto de actuar en consecuencia a través de las instancias correspondientes.

¡Participa con tu opinión!