Sergio Alonso Méndez

La Noticia:

Budapest da un nuevo paso contra la comunidad LGTBI pese al deseo de Bruselas de lograr que los Veintisiete se conviertan en una “zona de libertad” para este colectivo… (elpais.com).

Comentario:

La Unión Europea está muy molesta con Hungría a la que consideran estar dando pasos contra la comunidad LGTBI (parece que faltan letras en el nombre, pero el principio queda claro, sin ofender a quien se sienta excluido). ¿Es Hungría homofóbica? Veamos qué está pasando.

Para empezar, Hungría acaba de emitir una ley que prohíbe la propaganda homosexual y de ideología de género en las escuelas. Rusia ya había formulado una ley similar, pero Rusia está fuera de la Unión Europea (UE) y nadie se atrevió a criticar a Vladimir Putin. Hungría, en cambio, sienta un precedente dentro de la UE y 14 miembros de ella están buscando implementar sanciones contra Hungría. Y contra Polonia que también, en menor medida, está yendo contra los valores morales de la Unión.

“Estigmatizar a las personas LGTBIQ constituye una clara violación del derecho fundamental a la dignidad”, se mencionó durante una reunión del Consejo de Ministros de Asuntos Generales de la UE. La legislación húngara es vista como un retroceso a la libertad de vida. ¿Qué dicen los húngaros?

El ministro húngaro de Exteriores, Peter Szijjarto, ha rechazado las críticas. “Hasta los 18 años los padres tienen que tener la competencia exclusiva sobre la educación en cuanto a la orientación sexual, no puede ser que los niños vuelvan a casa con propaganda sobre su orientación sexual”. Niegan que estén legislando contra la comunidad adulta LGTBI y que sólo desean proteger a su niñez.

Parece ser válido. La orientación sexual no tendría que discutirse en los grados básicos de las escuelas. Es cosa de adultos. De hecho, las clasificaciones en el cine y la televisión como la estadounidense PG-13, o la nacional “Mayores de 21 años,” buscan proteger precisamente a los niños. ¿Les vamos a prohibir ver un programa que implica actividad sexual, pero les vamos a permitir acceso a información de cambio de sexo? Hungría debería tener derecho a legislar en ese sentido.

Y no sólo Hungría y Polonia deben hacerlo, sino los demás países europeos deberían limitar información de orientación sexual a los niños. Nada que ver con criticar a la comunidad LGTBI. Después de los 18 puede existir libertad, pero no antes. Después de todo protegemos a los niños al no venderles alcohol, cigarros o pornografía. Son asuntos de adultos.

La UE sienta un precedente peligroso al hacer aparecer a Hungría como homofóbica por causa de esta ley. Los niños se protegen en cualquier parte del mundo.

 

Sergio Alonso Méndez posee un doctorado en Negocios Internacionales por parte de la Universidad de Texas

salonsomendez@gmail.com.