La salud de los aguascalentenses peligra a causa del humo de tabaco y los aerosoles, según los resultados del monitoreo de la aplicación de la Ley de Protección a la Exposición de Humo de Tabaco del Estado, presentados por la asociación civil Códice.

En ellos, se destaca que el 57% de 182 negocios vigilados, incumple la normatividad; además, aumenta la venta de cigarro electrónico, (vapeadores), aun y cuando está prohibida legalmente su comercialización.

Isabel Martínez Maldonado, representante de la asociación civil Códice, informó que de acuerdo con su monitoreo, de las más de 158 tiendas de barrio, de conveniencia y centros comerciales cercanos a escuelas primarias y secundarias, se registró que el 30% exhiben cajetillas de cigarro junto a dulces y el 15% a un metro de altura; en el 38% de estos negocios se observó la venta y exhibición de cigarros electrónicos.

Añadió que durante la reciente Feria Nacional de San Marcos, se detectaron 10 máquinas expendedoras de cigarros electrónicos, lo que contraviene diversas leyes. Y otros cinco están distribuidos en centros comerciales de la capital, expuestos sin control alguno para la venta.

La directora del Programa de Investigación y Prevención de Tabaquismo de la Facultad de Medicina de la UNAM, Guadalupe Ponciano Rodríguez, señaló que los vapeadores son ya el nuevo problema de salud pública, ya que daña la salud de las personas y el medio ambiente, también los hacen muy atractivos los colores y sabores para su consumo”.

Por su lado, la presidenta de esta Comisión legislativa, diputada Verónica Romo, informó en México fallecen 141 personas diarias por afecciones relacionadas con el tabaquismo; la edad promedio de inicio de consumo de cigarro es de 15 años; en el caso de Aguascalientes existen “210 mil habitantes que son fumadores, de los cuales 95 mil fuman diario y 115 mil de manera ocasional”.

Ante esta situación, señaló que ya presentó una iniciativa para reformar la Ley de Protección a la Exposición al Humo de Tabaco para que los espacios que son 100% libre de humo de tabaco, también estén incluidas las emisiones que provienen de este tipo de dispositivos (cigarrillos electrónicos y vapeadores), que además emiten vapor con o sin nicotina, tienen saborizantes y esencias que los hace más atractivos y adictivos.

Finalmente, el director de Regulación Sanitaria del ISSEA, Octavio Jiménez Macías, reconoció que la ley actual en la materia es muy buena, sin embargo, justificó su parcial aplicación por el tema de la pandemia, que derivó en la suspensión de programas, seguimientos y vigilancia. En el 2021 se “destruyeron más de un millón de cigarros de dudosa procedencia”.

¡Participa con tu opinión!