Leticia Acuña Medina
El Heraldo

Hoy inician los 46 rosarios en honor a la Virgen de Guadalupe, uno por cada estrella de su manto finalizando justo el día que se le venera, el 12 de diciembre de cada año.
Por ello, el custodio de la Catedral, Raúl Sosa Palos, destacó que los rosarios no habrán de suspenderse. Asimismo, indicó que en la basílica las misas son a las 6 de la tarde diariamente, además no habrá transmisión de las mismas y solo se permitirá al acceso a determinado número de fieles para guardar la sana distancia, pero con el mismo fervor las familias pueden rezar el rosario desde el hogar.
“Hay que pedirle a la Virgen su intercesión ante Dios para que se acabe la pandemia, que ha cobrado muchos enfermos y decesos, pero no dejemos todo en las manos divinas, a nosotros nos toca actuar con responsabilidad; debemos cuidarnos y seguir las indicaciones sanitarias de las autoridades” señaló Sosa Palos.
Quienes no puedan salir de su casa, tienen la opción de seguir la transmisión en vivo del Santo Rosario, diariamente a las cinco de la tarde, desde la Basílica, en la Ciudad de México, en el siguiente enlace www.virgendeguadalupe.org.mx
“Celebrar la memoria de la ‘Morenita’ es afirmar contra todo pronóstico que en el corazón y en la vida de nuestros pueblos late un fuerte sentido de esperanza, no obstante las condiciones de vida que parecen ofuscar toda esperanza. Al igual que Juan Diego, sabemos que aquí está nuestra madre, sabemos que estamos bajo su sombra y su resguardo, que es la fuente de nuestra alegría, que estamos en el cruce de sus brazos. Siempre tengamos presente, que la Virgen es nuestra madres, de todos los fieles devotos”, concluyó.
Asimismo, hoy se celebra a San Judas Tadeo, el patrono de las causas difíciles o muchas veces imposibles, el cual sus fieles aseguran que tiene un poder milagroso para resolver cualquier problema.
Es uno de los santos más populares, pues a él se le piden favores para resolver conflictos de pareja, conseguir empleo y casa, o bien, para salir librados de cualquier conflicto.

LA VIRGEN
El 12 de diciembre de 1531, según los relatos tradicionales, la Virgen María se apareció a Juan Diego en el cerro del Tepeyac y le mandó que le dijese al obispo de México, fray Juan de Zumárraga, que le erigiera un templo.
En 1895 se consiguió la coronación pontificia de la sagrada imagen de la Virgen.
El Papa Pio X, la proclamó como “Patrona de toda la América Latina”, Pio XI de todas las “Américas”, Pio XII la llamó “Emperatriz de las Américas” y Juan XXIII “La Misionera Celeste del Nuevo Mundo” y “la Madre de las Américas”.