Un hombre terminó en el hospital con lesiones en diferentes partes del cuerpo, luego que aparentemente fue torturado mientras se encontraba detenido en los separos de la Policía de Investigación.
Agentes de la Unidad de Asuntos Internos de la FGE ya se encuentran realizando las investigaciones correspondientes, luego que la víctima acudió a presentar una denuncia penal ante el agente del Ministerio Público.
El denunciante es un joven identificado como Luis Felipe, quien señaló que los hechos se registraron el pasado lunes 8 de abril por la noche, cuando se encontraba en el Hotel “San Marcos”, que se ubica en el Blvd. José María Chávez.
Hasta ese lugar llegó una camioneta de la FGE en la que viajaban dos policías de investigación, quienes sin motivo aparente lo sometieron por la fuerza y lo trasladaron a las oficinas de la Policía de Investigación.
En ese lugar lo golpearon y torturaron, además de que le colocaron bolsas en la cabeza con la que intentaron asfixiar, al tiempo que lo querían obligar a declarar en contra de una persona a la cual no conoce.
Agregó que debido a la golpiza que le propinaron sufrió la fractura del tabique nasal, permaneciendo incomunicado por cerca de dos horas y media, hasta que finalmente lo dejaron en libertad.
Debido a las lesiones que presentaba, sus familiares lo trasladaron a un hospital para recibir atención médica y ser sometido a una cirugía por la fractura de la nariz. Aunque de estos hechos tomaron conocimiento los agentes del Grupo Homicidios de la PDI, no se iniciaron las investigaciones de inmediato, sino hasta que la víctima presentó la denuncia penal una vez que recibió el alta médica.
De acuerdo a las investigaciones, en este caso de tortura participó un comandante identificado como José Luis Escobar de la Paz, además de dos agentes de investigación, entre ellos una mujer y otro de apellido Hernández.