Con esfuerzos, los industriales del pan en Aguascalientes han logrado conservar sus empresas y no han tenido la necesidad de recortar empleos. Antes bien, han buscado la forma de mantenerlos a pesar de los embates económicos que se han arrastrado desde hace un año ya, manifestó Jaime Álvarez Esparza.
El actual presidente del Grupo de Industriales de la Panificación en Aguascalientes, reconoció que este año las condiciones han sido diferentes e inclusive la planeación del negocio ha cambiado, pues ahora más que nunca, se tiene que satisfacer a un mercado más exigente en calidad y sanidad.
MILES DE TAHONEROS. Se trata de una industria que -al menos entre los socios del Grupo que tiene poco más de un año de haberse creado-, mantiene alrededor de ocho mil empleos directos, todos con sus respectivas prestaciones, y éstos, si bien se tambalearon durante los primeros meses de la pandemia el año pasado, se han logrado conservar y eso es un aliciente para los empresarios y por supuesto, más para los empleados.
DULCE RECUPERACIÓN. Si bien los alimentos, entre los que entra el pan dulce y blanco o bolillo como se le conoce mejor, es un producto esencial, se debe reconocer que todavía hasta hace un medio año, la gente había dejado de consumirlo y bajaron las ventas, pero en la actualidad se ha mostrado recuperación; en los meses de frío de diciembre y enero, así como parte de febrero, fue notorio un ligero aumento en la demanda, y ahora comienza a bajar, pero se tendrá que plantear otra estrategia de temporada para mantenerse con la actividad.
INVITACIÓN. Álvarez Esparza recalcó que el impulsar las compras en las tiendas de abarrotes, es un llamado permanente porque es esa microeconómica, lo que reactiva a otros sectores, en este caso se habla de la panadería, pero son varios los giros alimenticios que dependen de la actividad que se tiene en un negocio de este tipo en las colonias.