El Código Penal ya castiga el feminicidio, como delito calificado; pretender subir esta figura como delito típico, es mero lucimiento de los promoventes y se corre el riesgo de que pierda fuerza punitiva, favoreciendo la impunidad porque es muy difícil comprobar que el crimen sea por cuestiones de género, advirtió el diputado Guillermo Gutiérrez Ruiz Esparza.
Tras censurar acremente la violencia contra las mujeres, alertó a sus compañeros y les pidió no tipificar el feminicidio, por sí mismo, ya que si no logra comprobarse se reduce la pena. Este delito ya está contemplado en el artículo 113 del Código Penal del Estado.
La violencia contra las mujeres, en sus múltiples formas, es un malestar que lastima a nuestra sociedad, y que nadie puede ni debe minimizarlo o negarlo, sino que, al contrario, todos estamos obligados a combatirlo, responsabilidad que se duplica para los servidores públicos.
Ejemplificó algunas formas de violencia de género: la simbólica, económica y patrimonial; sexual, psicológica y física. Y de entre ellas, la más grave es el “feminicidio” o “femicidio” que se puede catalogar dentro de las de violencia física.
Esta última se refiere estrictamente al homicidio de una mujer por razones de género; implica también las actitudes, omisiones y la cultura que rodea a las condiciones en que se perpetra esta conducta, razón por la cual, envuelve además otras afectaciones, como la violación, la tortura, la humillación.
Expuso que el término “femicide” fue acuñado y utilizado por primera vez por Diana Russell en 1976 ante el Primer Tribunal Internacional de Crímenes contra Mujeres, quien lo definió como “el homicidio misógino de mujeres”.
En nuestro país, fue hasta 1994, que la antropóloga Marcela Lagarde lo introdujo a la discusión pública, como “feminicidio” y no como “femicidio”, porque aun cuando la traducción literal correcta habría sido esta última, ella argumentaba, que de haberlo hecho así, se entendería solo como “homicidio de mujeres”.
El espíritu de este concepto reside justamente en que es un crimen cometido por razones de género, y no sólo en el género de la víctima.
En el caso de la legislación penal del país, encontramos la figura típica del “feminicidio” como un delito autónomo, y en el caso de nuestro estado, como una calificante.
La normatividad federal establece que a quien cometa el delito de feminicidio se le impondrán de 40 a 60 años de prisión y de quinientos a mil días multa. En caso de que no se acredite el feminicidio, se aplicarán las reglas del homicidio.
En nuestro estado, el homicidio calificado (como el feminicidio) se castiga con 20 a 50 años de cárcel.

¡Participa con tu opinión!