En Las Ventas, Madrid se vivió historia pura en la vigésima corrida de la Feria de San Isidro que fue un festejo de rejoneadores liderada por el lusitano Diego Ventura que estuvo presente junto con Rui Fernandes y Sergio Galán ante una impresionante entrada que superó los veinte mil aficionados en las gradas.
Tanto Fernandes como Galán salieron en un día con mucha calidad y temple presumiendo la variedad de recursos con sus caballos para entregar faenas emocionantes que prendieron las gradas de Madrid. Lamentablemente, el rejón de la muerte no los acompañó y Fernandes se llevó silencio y una ovación tras un aviso mientras Galán si pudo cosechar una oreja con el primero de su lote, pero perdió el triunfo con el segundo conformándose con una fuerte ovación.
Ventura fue el hombre de la tarde pues fue de menos a más en el festejo. Con el tercero del festejo y primero de su lote no pudo concretar algunos buenos destellos, pero con el cierre de plaza Ventura entregó una de las mejores faenas de lo que va de la Feria de San Isidro ante un hervidero por parte del público que se le entregó al máximo.
Al momento del rejón de la muerte el portugués no falló y aseguró las dos orejas para salir a hombros y por la puerta grande por décimo novena ocasión en su carrera, un logro importante que fue celebrado por toda la afición en Madrid que al término del festejo consiguió armar un ambiente digno de celebrar.