Al igual que sucedió en su momento con la aparición del virus de influenza, el cual llegó para quedarse, sucederá lo mismo con el coronavirus (COVID-19), por lo que la población tendrá que hacerle frente con la implementación de medidas higiénicas, al menos hasta que se conozca alguna solución médica que permita disminuir los riesgo de tal enfermedad respiratoria.

El patólogo Luis Muñoz explicó que aunque el coronavirus se haya convertido en un problema de salud, no existen razones para caer en pánico, luego de que la tasa de mortandad comparada a otras enfermedades respiratorias es menor al 4%.

Sin embargo, aclaró que es indispensable el lavado constante de manos, usar gel antibacterial, además de evitar el contacto físico y lugares concurridos, como iglesias, congresos o espectáculos, entre otras medidas de prevención.

El especialista recordó que anteriormente ya se tenían antecedentes de casos similares al coronavirus, pues en el año 2003 se produjo el Síndrome Respiratorio Agudo (SAR) el cual se inició en Hong Kong y que cobró la vida de un número significativo de personas.

Diez años después, surgió el brote de coronavirus conocido como Síndrome Respiratorio del Medio Oriente (MERS), no sin antes entenderse la epidemia por influenza. Luis Muñoz no descartó que en corto tiempo el COVID-19 vaya en evolución como suele suceder normalmente con los virus, a tal grado que una vez que exista la vacuna sea incorporado formalmente en el esquema de salud pública, como sucedió con la influenza.

Finalmente, el galeno coincidió en que México está preparado para atender oportunamente un mayor número de casos positivos que se pudieran registrar. “Si se presentan sintomatologías como tos, estornudo, dolor de garganta fiebre, se debe de acudir inmediatamente con el médico”.