La oportuna intervención de un policía municipal evitó una tragedia en un menor de apenas once días de nacido, quien repentinamente presentó problemas para respirar por lo que tuvo que ser asistido por el oficial quien realizó maniobras RCP que lograron estabilizarlo hasta el arribo de los paramédicos.
Lo anterior sucedió cuando los elementos del Destacamento Terán Norte, al momento de realizar sus labores de patrullaje en el fraccionamiento Villas de Nuestra Señora de la Asunción fueron alertados sobre el reporte de un infante en estado inconsciente, cuya madre solicitaba el apoyo de los cuerpos de emergencia ya que había dejado de respirar. De inmediato, los elementos se trasladaron a la calle Federico Méndez, donde la madre de 21 años de edad señaló que su bebé no mostraba signos de respiración. Sin tiempo que perder, los oficiales procedieron a abordarlos rápidamente a la unidad y mientras que uno de ellos le proporcionaba maniobras de RCP al menor, el otro uniformado conducía hasta llegar a un consultorio médico de la zona, esto ante la petición de madre.
Fue así que de inmediato arribaron con el médico, donde una vez en el sitio el bebé mostró reacción ante las maniobras del policía, confirmándose por parte del médico sus signos vitales, por lo que éste continuó brindándole la atención médica con apoyo también de paramédicos del ISSEA que acudieron enseguida al lugar.
De acuerdo con el médico general que atendió al bebé, el recién nacido había sufrido reflujo gastroesofágico, sin embargo, finalmente los paramédicos determinaron que no requería ser trasladado a un Hospital ya que se encontraba estable tras la atención brindada.