Queremos compartir con todos ustedes tres historias increíbles que vivió Amigos Pro Animal esta semana.
La primera historia comienza con una denuncia vía Facebook donde nos reportaban que dentro de un pozo se escuchaban los gritos de un gatito bebé, así que nos comunicamos con la directora del Museo Descubre para informarle de esta situación tan alarmante. Inmediatamente, ella, junto con el gran equipo del museo, se pusieron a ingeniárselas para sacarlo de ahí porque la abertura del pozo es demasiado estrecha; y después de varios intentos y muchas maniobras lograron rescatarlo. El pequeño gatito llevaba ahí desde el pasado viernes y fueron 8 metros lo que él cayó. Fue llevado inmediatamente a la clínica de APA, donde se revisó detectando desnutrición, deshidratación, un poco de infección en sus ojos, pero quitando esto él se encontraba bastante bien y ya hoy tiene su pancita gordita porque ha estado comiendo de maravilla; eso sí, está un poco afónico por tanto gritar pidiendo ayuda. ¡Muchas gracias al personal del museo, especialmente a Anel, por su atención inmediata al caso y a Andrés, por ser el gran héroe para este felino!
El otro caso extraordinario que se nos presentó en la clínica fue recibir a un gatito de tan sólo mes y medio de edad totalmente quemado. Aquí sus principales héroes fueron unos niños que al estar jugando cerca de un terreno baldío vieron cómo se estaba quemando y escucharon a un gatito pidiendo ayuda, ingresaron al lugar sin temerle al fuego y lograron rescatarlo justo a tiempo porque por suerte el pequeño está bien. Se le quemó todo su pelito pero no logró pasar a la piel, únicamente un poco de su cabecita y su nariz resultaron afectadas, pero estamos seguros que gracias a esta familia con niños tan valientes, estará bien dentro de muy poco tiempo.
Y la última historia está dedicada a nuestra querida Mamá Misha, una gatita que llegó a APA hace cinco años, ella fue abandonada en una caja de cartón junto con sus cinco bebés. Ahí en APA cuidamos de ella y de sus pequeños hasta que fueron dados en adopción, y Misha, al ser una gatita más grande, no le encontrábamos casa, así que tomamos la decisión de que fuera parte de la familia de Amigos Pro Animal, ella nos ayudó a criar a otros tres gatitos que encontramos huérfanos hasta que también encontraron un hogar, ella asistió cuando un activista de la asociación tenía un fuerte dolor de muela y con sus ronroneos hiciera que el dolor desapareciera. Físicamente Misha fue una gatita hermosa, era gordita, esponjada y atigrada; por dentro era dulce, cariñosa y muy paciente. Durante cinco años hizo de nuestro Centro de Adopciones un lugar lleno de paz porque cada vez que alguien se sentaba Misha subía a sus piernas y empezaba con sus patitas delanteras a amasarte junto con su ronroneo de relajación, haciendo tu espera muy confortante con su masajito. El pasado domingo perdió su lucha contra un mal hepático que padecía desde hace unos meses. Así que de parte de toda tu familia te damos las gracias por todo tu cariño. Descansa en paz pequeñita que te llevaremos en nuestros corazones por siempre.

Adopta un gatito y sé su héroe. Para mayor información, por favor, comunícate al 1 74 64 17 o escríbenos a amigosproanimalac@gmail.com  y síguenos en Facebook como Amigos Pro Animal.

¡Participa con tu opinión!