NOÉ GARCÍA GÓMEZ

Cifras ONU indican que casi 1 de cada 3 mujeres ha sufrido abusos a lo largo de su vida. Pero que además en épocas de crisis las cifras aumentan, esto lamentablemente se comprobó durante la pandemia de COVID-19, nos dice la misma ONU que “la violencia contra mujeres y niñas es una de las violaciones de los derechos humanos más extendidas, persistentes y devastadoras del mundo actual sobre las que apenas se informa debido a la impunidad de la cual disfrutan los perpetradores, y el silencio, la estigmatización y la vergüenza que sufren las víctimas”. Por ello y para concientizar y eliminarla, el 25 de noviembre se establece como el Día internacional contra la erradicación de la violencia contra la mujer.

Algunos de los orígenes de este día se remontan a 1981, cuando militantes y activistas en favor de los derechos de la mujer lanzaban sus protestas ante la violencia de género. Pero el contexto que se estableció internacionalmente fue también para “honrar la memoria de las hermanas Mirabal, tres activistas políticas de la República Dominicana que fueron brutalmente asesinadas en 1960 por orden del gobernante dominicano”.

¿Quiénes eran las hermanas Mirabal? Patria, Minerva y María Teresa Mirabal. El general Rafael Leónidas Trujillo comenzó a acosar a Minerva, lo que ella rechazó y denunció, además de que comenzaron a exigir que cejara la actitud de su gobierno en contra de los opositores, principalmente de Pericles Franco, uno de los fundadores del Partido Socialista Popular encarcelado en diversas ocasiones y amigo de las hermanas.

Ante ello la reacción del dictador fue pasar del acoso sexual al político, llegando a apresar primero al padre de ellas y después a las mismas hermanas, así como a sus parejas. Minerva, María Teresa y Patria fueron capturadas cuando regresaban a casa después de una visita a sus parejas en la cárcel. Interceptadas por un grupo de agentes, fueron golpeadas brutalmente, ejecutadas y arrojadas a un barranco al interior del jeep en que fueron emboscadas. El asesinato de las hermanas Mirabal conmocionó a la sociedad dominicana. Trujillo buscaba acallar a los rebeldes con la ejecución, pero la muerte de las jóvenes sólo incrementó la presión contra su gobierno.

La violencia contra las mujeres no es algo que se pueda tolerar, sino que en cambio se tiene que rechazar y denunciar, algunas estadísticas que el INEGI reporta en cuanto a “prevalencia de violencia ejercida por la pareja actual o última, entre las mujeres de 15 años y más por entidad según periodo de referencia”, se tiene que a nivel nacional 43.9% ha sufrido violencia en algún periodo de su relación, y un 25.6% en los últimos doce meses, Aguascalientes está por encima de la media con un 49.8% en algún momento de su relación y un 33.0% en los últimos doce meses.

En cuanto a la “Prevalencia de violencia entre las mujeres de 15 años y más a lo largo de la vida por entidad federativa según tipo de agresor y condición de violencia múltiple o reiterada”, a nivel nacional el 30.8% dice que es reiterado y en Aguascalientes sube a un 36.4% quienes dicen que las agresiones son reiteradas.

Es importante ser conscientes del tipo de violencia, y para ello se ha comenzado a difundir el llamado violentómetro que va desde las bromas hirientes y el chantaje, pasando por acosar y stalkear, subiendo a humillar o amenazar, hasta abusar, violar y asesinar, dicha escala tiene 30 tipos que es importante que todos los conozcamos.

Finalizo diciendo que la erradicación de la violencia contra la mujer no es un debate ideológico o político, es algo que no se tiene que cuestionar y hay que buscar todos los mecanismos para erradicar.

¡Participa con tu opinión!